Google+ El Malpensante

Literatura

¿El leer para qué?

Con la certeza de solo poder encontrarla para sí mismo, un prolijo lector busca la respuesta entre las páginas de sus más sentidos recuerdos.

Ilustración de Geoffrey Clements


Empecé a leer de oído. Según Alberto Manguel, en la antigüedad solo se consideraba lectura la que se hacía en voz alta. Y tardíamente he descubierto que se corrige mejor un texto escrito cuando uno lo oye de viva voz. Así que empecé a leer antes de aprender a leer porque mi madre me leía en voz alta novelas incomprensibles para mí. Y se hacían aún más incomprensibles porque para sacarle el cuerpo a la pronunciación de nombres extranjeros cada vez que se topaba con uno decía simplemente Rrrrrrrrr. Recuerdo que leía la María, obras de Victor Hugo, de don Tomás Carrasquilla o unos folletines horribles que en casa se decía estaban en el índice local (pero se leían). Contaba mi madre que el cura había dicho desde el púlpito: “El tal Javier de Montepín está prohibido”. Y, sospechando que podía estar pronunciando mal el apellido francés, el párroco reiteraba: “Pín o Pán, está prohibido”. Tal vez si hubiera sabido el nombre completo del escritor (con todo y título) lo hubiera tratado si no con reverencia sí con respeto: Xavier Henri Aymon Perrin, conde de Montépin, un famoso folletinista francés de fines del siglo XIX, muy popular en Antioquia. Mi madre tenía una idea clara de lo que le gustaba y quería leer. Más tarde, cuando le iba a prestar un libro invariablemente me preguntaba: ¿Es de hombre y mujer? Y de Gabo no leyó sino La hojarasca, porque ese libro le pareció “hediondo, con ese muerto siempre ahí en medio de la sala. Gas, qué asco”. María le encantaba, pero desviaciones de lo amoroso, como la escena de la cacería, le parecían largas, fuera de lugar y muy aburridoras.

Mi madre trataba de explicarme, sin éxito, el absurdo método que se usaba en su tiempo para enseñar a leer: p con e, pe; s con o, so; p, e, pe; s, o, so: pe-so. Aún hoy me parece complicadísimo e incomprensible el sistema. Pero era todavía más extraño aquel método de aprender ortografía en verso, recitado por mi madre e inventado por un presidente (el gracioso autor de “La Perrilla”, el que se dejó quitar ...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Junio de 2009
Edición No.98

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes