Google+ El Malpensante

Iceberg

Festival Malpensante: un nuevo norte; Más vendidos no quiere decir mejores

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

Jaime Correas y Héctor Abad F. durante Un poema en el bolsillo ©Luis Emiro Mejía

 

 

Festival Malpensante: un nuevo norte

No llovió ni física ni metafísicamente sobre el Festival Malpensante 2009, y eso se agradece.

Sería inútil negar que teníamos algo de temor sobre el cambio de sede, impuesto por las circunstancias. Pues bien, la gente se movió sin problemas al Anglo-Colombiano, y al tiempo que descubría las estupendas instalaciones de este colegio, también se enteró de que su campus está apenas a un paso cuando el tráfico de la ciudad no es el de un martes lluvioso de abril a las seis y media de la tarde en pleno trancón, sino el mucho más ligero que hay durante un fin de semana con puente. ¡Bendita ley Emiliani!
El público que asiste es cada vez más diverso e incluye no solo a las más de 13.000 personas de muy variados orígenes sociales que llevaron su cuerpo físico hasta el festival, sino a un número difícil de calcular de interesados que se pegaron al cubrimiento virtual, vía Twitter, Facebook, Livestream y Flickr, orquestado por nuestra división de avanzada, “Los nietos de Úrsula”. Ellos lograron, por ejemplo, que desde una universidad en Glasgow nos siguieran unos colombianos, sorprendidos en su sopor veraniego escocés por el hecho de que un festival como éste se realizara en Bogotá. Otros, desafiando el horario, nos seguían desde Australia. Nos alegra mucho abrir esta ventana virtual para la gran diáspora colombiana, así como para los amigos de América Latina y España que se interesan en la creciente mezcolanza de temas que nos planteamos. El año entrante prometemos darles mucho más. Mientras tanto, estamos trabajando para poner a circular pronto las grabaciones realizadas en el auditorio William Shakespeare, en asocio con Caracol Televisión.
Los invitados ahora aceptan con más facilidad venir a Colombia. En este aspecto, merece mención aparte la nutrida delegación venezolana, que se vino en masa al festival desafiando crispaciones políticas y demás materias turbias que no caben en un...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Julio de 2009
Edición No.99

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes