Google+ El Malpensante

Entrevistas

Cierre de edición

Periódicos: dos visiones inconformes

En esta entrevista anónima con José Alejandro Castaño, la experiencia del escritor y cronista paisa como editor de El Heraldo retrata fielmente un caso ejemplar y sirve como diagnóstico certero de un conjunto de males sintomáticos del periodismo colombiano.

Ilustración de Diego Patiño

 

Hasta hace unos meses, José Alejandro Castaño fue el editor general de El Heraldo. El escritor y cronista paisa había llegado a la redacción del periódico barranquillero precedido por una envidiable hoja de vida: premio Iberoamericano de Periodismo Rey de España, premio Latinoamericano de Literatura Casa de las Américas, cuatro Premios Simón Bolívar y la publicación de los elogiados libros ¿Cuánto cuesta matar a un hombre? y Zoológico Colombia, además de artículos en reconocidas revistas internacionales. Después de casi dos años, tras haber creado desde cero el periódico popular de la casa y haber timoneado las enrevesadas corrientes editoriales de El Heraldo, Castaño dejó la publicación. Los motivos de esa separación y lo ocurrido durante los meses de creación de Al Día y de edición general de El Heraldo –meses que según el egm presentaron un significativo aumento de lectores– despertaron el interés de un periodista por aclarar algunos puntos sensibles directamente con la fuente. El resultado fue esta entrevista que circuló originalmente a través de Red Caribe, con explícita reserva de la identidad del periodista. Hoy, cuando El Heraldo continúa sin editor general y la crisis ataca con cruel preferencia a los medios impresos, las respuestas de Castaño siguen retratando fielmente un caso ejemplar y sirviendo como diagnóstico certero de un conjunto de males sintomáticos del periodismo colombiano.

¿Por qué salió usted de El Heraldo: ¿lo despidieron o renunció?

Ese asunto, francamente, me parece anecdótico. La verdad es que ya no soy el editor general del periódico.

En la redacción del periódico dicen que usted ya había comunicado su decisión de renunciar desde finales de enero de 2009...

Desde antes, en realidad, pero convine con la jefe de redacción de El Heraldo y de Al Día que solo haría formal mi decisión tras el Carnaval par...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Julio de 2009
Edición No.99

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones