Google+ El Malpensante

Artículo

La perdurable herencia de Víctor Frankenstein

El deseo de conocimiento o el ocio han llevado a los científicos a emprender experimentos tan absurdos como las hipótesis que los inspiran. Por lo que sigue a continuación, es cada vez más difícil afirmar que los errores enseñan.

 

© Camilo Mahecha

 

La imagen del científico loco de las caricaturas de Warner Bros. no es tan descabellada como podría creerse. Siglos de investigación científica han implicado –además de grandes descubrimientos– fracasos, explosiones, invención de monstruos, falsas comprobaciones de «verdades» que perduran durante siglos, inversiones millonarias que conducen a redescubrir lo obvio y uno que otro alquimista quemado en la hoguera.

La revista New Scientist publicó en su edición de noviembre de este año un listado de diez de los más absurdos experimentos de la historia. Casi todos estos desatinos científicos tuvieron lugar entre comienzos y mediados del siglo XX, segunda época dorada de los científicos locos, y en muchos casos –de manera nada sorprendente– fueron protagonizados por psicólogos. A continuación, algunos experimentos de la lista:

 

Elefante en ácido

En 1962, Warren Thomas, Lincoln Park, Louis West y Chester Pierce trataron de responder a la ineludible pregunta: ¿qué le pasa a un elefante que consume LSD?

Para hallar la respuesta inyectaron 297 mg de la sustancia en el lomo de un elefante llamado Tusko. La dosis, 3.000 veces lo que un humano puede consumir normalmente, produjo en el elefante el efecto de un golpe contundente. Tusko dio un par de vueltas sobre sí mismo agitando la trompa caóticamente antes de caer al piso. Los científicos trataron de revivirlo con antipsicóticos, pero el elefante murió una hora después de haber sido inyectado.

En sus conclusiones, Thomas y Park registraron que «parece que los elefantes son altamente sensibles a los efectos del LSD». Ante las reacciones adversas de la comunidad científica, West y Pierce sostuvieron que ellos habían probado el alucinógeno previamente con resultados satisfactorios.

 

Por favor, abrochen sus cinturones

A comienzos de los sesenta, 10 soldados tomaron un avión en la base militar Hunter Ligget en California. Se trataba de una aparente rutina de entrenamiento. El avión alcanzó los 1.500 metros de altura, se inclinó hacia un lado y comenzó a caer dramáticamente. El piloto advirti&oacut...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Diciembre de 2007
Edición No.83

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes