Google+ El Malpensante

Iceberg

La Casa Malpensante; Un aplauso; La inmensa minoría; A propósito de un cambio de nombre

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

La casa malpensante

© Images.com. Corbis

Durante los casi trece años que lleva de vida, esta revista se ha hecho siempre en una casa bogotana. Primero ocupamos una esquinera estilo Tudor en el Parque de Mamatoco (calle 39 A con carrera 15) y en 2001 nos pasamos a la sede actual, ubicada en la calle 35 abajo de la Caracas. Ambas casas pertenecen a lo que se podría llamar el gran Teusaquillo, o sea a un sector tradicional de Bogotá que durante décadas anduvo decaído –durante las elecciones se solía llenar de sedes de campaña, pero en las largas interinidades entre unos comicios y otros alternaba colegios y funerarias con lupanares, para usar la palabra más bonita que le cabe al vilipendiado fenómeno de la prostitución–. El barrio nunca dejó de ser lindo y de estar cerca de todo, pero a tres o cuatro generaciones de bogotanos les entró aparentemente la rara pulsión de salir corriendo hacia el norte. Hoy, sin embargo, el barrio convoca a mucha gente a la que le gusta la cultura; gente como nosotros, adictos a otras formas de la vida alegre.

Pues bien, los malpensantes decidimos convertir esta situación física y topográfica en una situación metafísica, y lanzamos una sede espiritual propia que hemos querido llamar la “Casa Malpensante”. La idea es cobijar todo lo que nos identifica y nos inquieta bajo un solo techo. Así, esta revista pasa ahora a depender de la Fundación Malpensante (antes Gesualdo Bufalino), una y la misma de la que depende el Festival Malpensante anual que hacemos y que dirige Andrés Hoyos. Además, la Casa Malpensante albergará a la empresa Serendipity, especializada en la invención, producción y gestión de proyectos culturales, ya sean propios, ajenos o mixtos, con lo cual redondeamos las posibilidades de ofrecer la gama completa de miradas y enfoques posibles en la promoción de la cultura, pues involucramos a los particulares, a las dependencias del Estado nacional o local que creen en la cultura y al creciente número de empresas y de personas naturales que quieren aportar al dinamismo pensante en la ciudad y en el país. Pronto lanzaremos para estas últimas dos categorías una Asociación de Amigos de la Casa Malpensante, igualmente bajo la égida de nuestra fundación. 

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Septiembre de 2009
Edición No.101

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes