Google+ El Malpensante

Artículo

Tiros de gracia

Breve historia de la limpieza social en Pereira

Durante décadas, el método utilizado para mantener "limpias" las calles del país ha sido el exterminio sistemático. Este reportaje del caso pereirano es solo un capítulo de la larga histora de una infame tradición en Colombia.

Ilustración de Fabricio Vanden Boeck

 

2007

Un domingo caluroso de noviembre, a eso de las cinco, nos contaron que en la madrugada anterior un indigente había sido apuñalado frente al cementerio de La Virginia –municipio ubicado a orillas del río Cauca, al sur del área metropolitana de Pereira– y que una señora se había salvado de morir de la misma forma. El caso coincidía con otras muertes ocurridas a lo largo del año.

Varios periodistas –Paola Atehortúa, cronista judicial de La Tarde, Simón Bolívar, redactor de Q’hubo, Nahún Guerrero, el reportero gráfico, don Óscar, el conductor, y yo– fuimos hasta La Virginia. Al llegar, dimos una vuelta por el cementerio y vimos sobre el asfalto la mancha de sangre de la víctima cubierta por aserrín. Preguntando aquí y allá, llegamos al parque principal donde nos habían dicho que vivía la sobreviviente. La mujer estaba sentada sobre una colcha bajo la protección de un árbol y de un poste del alumbrado público. De piel quemada por el sol, tendría unos setenta años. Le conté diez heridas, todas cosidas, pues acababa de salir del hospital. Olía a pañal usado.

–Un muchacho me quería matar –nos dijo con voz ahogada–. Me tiraba y yo me defendía, por eso tengo los brazos todos llenos de cortadas –los levantó y nos mostró las suturas–. Yo me defendía con todas mis fuerzas. Hasta que un señor de los que barren las calles nos vio y se vino con la escoba y el muchacho que me estaba dando puñal salió corriendo. Ese señor me salvó la vida porque luego me ayudó a ir a urgencias.

Era desconcertante que la mujer hubiera resistido los ataques: sus brazos y piernas tenían el grosor de los de un niño y su altura no sobrepasaba el metro cincuenta. Nos dijo que ya había declarado en la policía quién era el criminal y por dónde podían encontrarlo.

En la estación de policía, Simón Bolívar, el redactor de Q’hubo a cargo de este caso, conversó con el comandante. De entrada, le preguntó si no existiría un plan de exterminio cont...

Página 1 de 7

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Juliana Martinez

Que mal que tenga que ser suscriptor para poder leer este artículo por internet... antes no era así.

Su comentario

Juan Miguel Álvarez

Periodista independiente. En 2013, publicó Balas por encargo, una investigación sobre el sicariato en Colombia. En 2015 hizo parte de la antología Los malos, catorce perfiles de latinoamericanos siniestros. En 2015, hizo parte de la selección oficial del Premio de Periodismo Gabriel García Márquez. Lo encuentran como @cronista77

Septiembre de 2010
Edición No.112

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones