Google+ El Malpensante

Crónica

El Salvador, años después

Al comienzo de su carrera, una de las grandes cronistas latinoamericanas conoció El Salvador durante los años más crudos del conflicto. Treinta años más tarde, su regreso a ese país se convierte en una oportunidad para revisitar el pasado y anotar algunas precisiones sobre su trayectoria como periodista.

A finales de los sesenta, los campesinos pintaban de rojo las estatuas de los pueblos, a manera de protesta por los frecuentes asesinatos. Muchos fueron desaparecidos por las fuerzas del gobierno salvadoreño © Leif Skoogfors • Corbis

 

Hace casi 34 años, por ahí a finales de octubre de 1978, llegué por primera vez a El Salvador. Y hace ya treinta años que no había vuelto a este país. Para mí, pues, esta visita está cargada de emociones y recuerdos añejos, y de desconcierto. He encontrado una ciudad en partes casi irreconocible, pero también el mismo calor de antes. El mismo acento entrañable, y en los rostros, la huella genética de los actores –hoy ya muertos casi todos– que protagonizaron las jornadas terribles de una época que no acaba de terminar. Es un encuentro entre aterrado y expectante con una realidad que, antes de que muchos de ustedes nacieran, me fue íntima y me perteneció.

Cuando llegué acá llevaba ya casi dos meses como reportera, y hasta puedo decir que me comenzaba a sentir un poco veterana. A Nicaragua había llegado a comienzos de septiembre, en plena insurrección sandinista y como una perfecta novata, pero me había encontrado enseguida con toda una comunidad de reporteros internacionales que me acogieron en su medio y se encargaron de ayudarme a hacer mis pininos en el periodismo. En cambio a San Salvador llegué sola. Tenía apenas una lista de nombres recomendados por mis colegas. Ese primer día me sentí huérfana.

Por fortuna, entre los nombres venían el de Pepe Simán, de cuya bondad y valentía puede dar fe cualquiera de los presentes, y el de César Jerez, un guatemalteco rebotón y simpático que era a la sazón el provincial de los jesuitas. No sé por qué –quizás por la cara de despistada que tenía– me tuvo confianza, en un momento en que la desconfianza rayana en la paranoia era necesaria para sobrevivir al terror que amenazaba a quienes buscaban cambiar un sistema, un modo de vida, una cultura criminalmente injusta y enajenante. Le dije a César que quería conocer la realidad del país –frase de principiante– y él no se rió, sino que tras pensarlo un momento me dijo que conocía a un joven cris...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Alma Guillermoprieto

Es frecuente colaboradora de 'The New Yorker' y 'The New York Review of Books'. Entre sus libros se encuentra 'Looking for History: Dispatches from Latin America' (2002)

Junio de 2011
Edición No.120

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones