Google+ El Malpensante

Columna

La injusticia del Palacio de Justicia

El Palacio de Justicia construido tras la toma de 1985 no solo es muy cuestionable estéticamente, sino también un flaco homenaje para las casi cien personas que perdieron allí la vida.

Placas en honor a los magistrados caídos en la toma del Palacio de Justicia.

 

Como el tema de las víctimas ha cobrado actualidad, decidí examinar cuidadosamente el tratamiento que la arquitectura le dio a los más de noventa muertos en el holocausto del Palacio de Justicia, entre el 6 y el 7 de noviembre de 1985. 


Para ello llamé a Tania Maya, una colega que hizo una tesis acerca de los dos Palacios de Justicia, el edificio de los años sesenta que alojó la masacre del 85, y el de los noventa que lo sustituyó y que hoy ocupa el costado sur de la Plaza de Bolívar en Bogotá.

Después de años de retraso, en 1998, cuando al fin entró a funcionar el nuevo edificio, la prensa lo reseñó ampliamente. A excepción de lo dicho por Germán Pardo, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos: “Una arquitectura con rasgos monumentales, respetuosa y sobria… a ello contribuyen el diseño de sus proporciones y los materiales que se van a utilizar”, todas las opiniones fueron negativas: “Sirve como escenario para la serie Dallas”, “Parece una caricatura”, “Impositivo y anacrónico”, “Olvida que vivimos en el siglo XX...”. Eran críticas orientadas solamente a la estética del edificio, pero ajenas por completo al factor emocional, al homenaje a las víctimas y sus familiares.

Apenas en 1999, el Consejo Superior de la Judicatura creó el comité de Ornato para el Nuevo Palacio, con el fin de dar cumplimiento a la Ley 34 de 1988, en la que se propone la conmemoración de los sucesos de 1985 y se establece el homenaje a los magistrados caídos. Atención: solo a ellos, los magistrados. Sobre el resto de los muertos, nada, absolutamente nada que indique siquiera una intención de “reparar” a los familiares de los muertos.

Volviendo a lo estrictamente estético, aunque fue construido en los noventa, el edificio responde a la teoría posmodernista que tuvo auge en la década anterior. Como lo sintetiza el comentario del Presidente de la SCA: “El principio dominante fue ‘integrarse’ a la plaza, añadiéndole la clave del éxito de la teoría posmodernista que consistía en reutilizar elementos histó...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Luis Rodríguez

Es profesor de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes