Google+ El Malpensante

Columna

Esa blanca oscuridad

¿Cómo termina una buena historia?, ¿cómo se construye un personaje fascinante? Revolviendo sus recuerdos, la columnista encuentra un par de lecciones en la realidad.

© Oliver Eltinger • corbis

 

Ya no era una adolescente, pero tenía ese aspecto entre sucio y etéreo de las jovencitas que encierran algún misterio. No en los libros, en la vida real, me refiero. Debía haber tenido unos veinte años, el pelo le caía rubio y sin gracia por detrás de los hombros, los ojos severos jamás miraban de frente, y la boca, por lo que recuerdo, pasaba la mayor parte del tiempo inactiva. Parecía tener los músculos de la cara permanentemente contraídos, con ese terco mohín involuntario de las personas que caminan con demasiada energía, rápido, rápido, como si fuesen siempre atrasadas a alguna parte.

Aunque tenía el tipo que gusta universalmente a los hombres (rubia, delgada y pechugona), no era bonita, ni fea ni simpática ni graciosa ni nada. Y no me hubiese fijado en esa callada universitaria de no haber sido por un detalle, por algo que la transformó en una especie de leyenda de cuerpo presente: todos los santos días llegaba vestida exactamente de la misma forma. Una blusa y un pantalón blancos. Lo tenebroso es que estoy casi segura de que era siempre la misma blusa, muy liviana, de tela ordinaria, con el sujetador más o menos a la vista, y los mismos pantalones, normales, de estilo vaquero, con botas marrones o blancas. La vi mañana y tarde durante tres años, tres largos inviernos, tres veranos aún más largos, y ni una sola vez cambió de indumentaria, salvo el añadido de un suéter de tejido suelto, como de red, que se plantaba encima de la blusa los días fríos. También era blanco.

No me lo estoy inventando. Por esa época no tenía mucho que hacer y me pasaba gran parte del día en silencio, mirando. Tenía veintidós años y me había vuelto transparente. Estaba sola en un país que no era el mío, no conocía a nadie, no hablaba bien el idioma, era realmente tímida (sigo igual, pero ahora disimulo mejor) y todo me sorprendía porque había cruzado el Atlántico para eso, para sorprenderme. Si alguien no me dirigía la palabra yo tampoco lo hacía, y así podían pasar semanas sin apenas darles uso a las cuerdas vocales. Las salas de clase eran amplias, los estudiantes muchos, y el timbre oficial del país siempre ha sido varios decibeles m...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes