Google+ El Malpensante

Iceberg

Gags de Gustavo; Lo más sensible de Colombia

Ideas, apuntes, críticas chismes, tendencias, habladurías 

© Corbis

 

Gags de Gustavo

Sorprendió a muchos lectores y también nos cogió por sorpresa a nosotros. Finalmente, no es fácil entender qué llevó a Gustavo Álvarez Gardeazábal a despacharse contra esta revista el pasado 4 de agosto en La Luciérnaga, el popular programa de Caracol Radio. Tal vez la suscripción le llegó tarde a su casa-finca tulueña; tal vez GAG leyó con retraso nuestra disputa con su gran amigo Harold Alvarado Tenorio y quiso echarle una mano extemporánea al verlo tan apaleado en la polémica. Sea cual fuere el motivo, lo cierto es que no pudimos concluir mayor cosa de sus comentarios. Según GAG, El Malpensante “habla de todo”, es “dispar”, “presumida”, “arrogante” y “aburridorsísima”, todo lo cual le da “un aire general de fastidio” que no “justifica la tozudez de seguirla publicando”. Epítetos parecidos –si no los mismos– se utilizaron para hablar de Mito y Eco, las dos revistas intelectuales más importantes de Colombia en el siglo pasado. Como la falta de imaginación es crónica, además de iterativa, hoy en día se siguen repitiendo al mencionar a Letras Libres, Nexos, Etiqueta Negra o lamujerdemivida, es decir, a cualquier publicación que valga la pena. ¿Clichés y lugares comunes es todo lo que GAG puede decir de nosotros? Francamente, nos sentimos defraudados.

Una revista no puede reaccionar cada vez que un locutor tiene una ocurrencia. Pero quizá en esta ocasión valga la pena hacer unas cuantas reflexiones sobre las ligerezas –sobre los desatinos– en torno a las opiniones del personaje que nos cubre con su desafecto, sobre todo porque esas notas –contrastadas con lo que él dice– ayudarán a poner el asunto en una adecuada perspectiva.

Los memoriosos recordarán que GAG empezó su carrera a mediados de los años sesenta con libros más bien deshilachados; cosas como El gringo del cascajero, que ya nadie lee. Pero después de ese comienzo vacilante, cuando apenas rebasaba los veinticinco años, se dejó venir con dos novelas estupendas, Cóndores no entierran todos los días y <...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2011
Edición No.122

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes