Google+ El Malpensante

Columna

Sobre el caso Fedegán

Una nueva propuesta para resolver una vieja y polémica denuncia en Teusaquillo.

Fachada noroccidental del edificio de Fedegán • ©Abdrea Garcés

 

El 24 de abril de este año denuncié en El Espectador que la obra adelantada en el edificio de Fedegán, en la calle 37 abajo de la Caracas, presentaba tantas irregularidades que a mi juicio debería ser demolida. Como no espero que los lectores conserven memoria del asunto, repito las líneas generales de la argumentación.

En el lote había una casa que, al igual que todas las edificaciones de la manzana, era un Bien de Interés Cultural (así se les llama ahora a las casas con valor patrimonial). Entre el Consejo Asesor de Patrimonio, la Secretaría Distrital de Planeación y el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural –IDPC–, consideraron, de manera muy polémica, que esta casa en particular (y solo ésta) carecía de valor y le levantaron la restricción que impedía demolerla. Luego, según lo ha documentado y denunciado la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá (SMOB), la curadora número 3 otorgó la licencia para construir allí un nuevo edificio, violando con ello varias normas.

En conservación patrimonial hay unos criterios básicos según los cuales el nuevo inmueble debe mantener ciertos vínculos con lo ya existente en alturas, perfiles, empates, retrocesos y excavaciones. A diferencia de lo que ocurre en renovación urbana, donde un edificio nuevo puede tener diez pisos de altura al lado de uno de cuatro sin que haya nada ilegal (otro asunto es que el resultado sea urbano-morfológicamente escandaloso), en conservación las cosas son diferentes. Basándome en unas mediciones sobre fotografías escaladas hechas por el taller urbano de la smob, afirmé que en altura, por delante y por detrás, hacia uno y otro costado, todo el edificio de Fedegán medía en exceso, y en cada caso en contra de lo aprobado. A mi denuncia y la de Mejoras y Ornato se sumó la del Noticiero Noticias Uno.

La administración de Fedegán ha hecho caso omiso de estos alegatos y se ha dedicado a conseguir una modificación de la licencia de construcción, estrategia que por lo pronto ya fracasó en primera instancia, pues la misma curadora que otorgó la licencia original consideró que no había méritos para cam...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Luis Rodríguez

Es profesor de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes