Google+ El Malpensante

Columna

El problema del mal

En uso de razón

¿Qué hace que en este país individuos comunes y corrientes terminen cometiendo los crímenes más atroces?

Pensando en lo que pasa en Colombia –en tantas cosas que pasan en Colombia–, creí bueno escribir esta notita sobre un asunto que ha ocupado muchísimos volúmenes en la historia de la filosofía moral, las religiones, las ciencias sociales y, por supuesto, la historia a secas: ¿por qué personas comunes y corrientes acaban perpetrando masacres o asesinando a sangre fría o torturando de maneras refinadas?

Es el problema del Mal. No en el sentido común y vago del mal como algo opuesto de algún modo al bien, sino del Mal como la decisión voluntaria de practicar un acto tan horrendo que ningún ser humano “normal” o “decente” pensaría siquiera en cometer.

Más que cualquier otra, esas acciones horrendas hacen abominable la condición humana y ponen en entredicho nuestra razón de ser. La presencia del Mal en nuestro mundo también hace imposible la existencia de un dios: si Él es el bueno y si lo sabe todo y si lo puede todo, no pudo por supuesto crear al hombre que practica el Mal. Es la cuestión que a lo largo de los siglos atormentó a las religiones y a las filosofías morales, desde Zoroastro y Confucio hasta Kant o Kierkegaard, pasando por san Agustín o por Lutero.

Pero esta notita no es el lugar para entrar en las honduras de la teodicea, es decir, de la ciencia o la presunta ciencia que se ocupa cabal y largamente de reconciliar o intentar reconciliar la existencia de Dios con la del Mal.

Y vuelvo a lo mundano. Cuando aludí de entrada a las “personas comunes y corrientes” que acaban perpetrando esos horrores, ya estaba yo tocando el fondo del asunto: la mayoría de los perpetradores del Mal –de genocidios, masacres y torturas– no son enfermos mentales, ni nacieron perversos, ni son “degenerados”. Son personas comunes y corrientes, personas como usted y como yo.

Cierto que hay monstruos (no sé cómo llamarlos) como Pablo Escobar o Garavito, el que mató a 172

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes