Google+ El Malpensante

Arte

Con f de falso

Aunque vender falsificaciones como si fueran originales es un delito, las hay tan sorprendentes que pueden volverse clásicas. Según el autor, la tenue línea que divide ambos campos puede resultar fascinante.

Pablo Picasso en Mallorca, 1924. © Interpress. Corbis

 

El arte es una mentira que nos permite encontrar la verdad.
Pablo Picasso

Yo soy amigo (y admirador) de las falsificaciones –pictóricas, escultóricas y literarias– si son buenas y producen emoción estética, y los falsificadores, desde luego, me producen una gran admiración (¿envidia?). Había uno en las Torres de Salmona, de profesión básica dentista, que dicen pintó algunos de los mejores Obregones. Yo tengo un Warhol y alguien me dijo que había visto al dentista-pintor-escultor salir de la torre central donde vivía, aireando mi serigrafía para que la tinta se acabara de secar mientras llegaba hasta donde la compré. De todas maneras, me gusta mucho mi Warhol y no me quiero deshacer de él, ni aun después de que un experto lo declare falso.
En Colombia se cuenta una historia de falsificación muy particular, que yo llamaría más bien creatividad. He oído varias versiones y ésta es la que más me gusta, sobre todo desde que me dijeron que era falsa: en una población de Caldas había unas señoritas de apellido Alzate, de buena familia a pesar de ser pobres. Un día llega un francés emprendedor, que quiere poner una pequeña fábrica de falsificaciones de figuras precolombinas. Consigue algunas piezas antiguas, originales, para que las señoritas Alzate vayan estudiando las formas características de las distintas culturas, en particular la quimbaya, y se entrenen en copiarlas. Ellas aprenden rápido, las hacen bien acabadas, con diligencia, y el franchute las entierra durante seis meses. Luego monta una guaqueada, con todo y fotógrafo, las desentierra y las vende en Europa a muy buenos precios, apoyando su autenticidad en la documentación fotográfica del hallazgo. Pero las señoritas Alzate son creativas y se empiezan a salir de los modelos, y acaban haciendo unas figuras tan personales que no pertenecen a ninguna cultura precolombina conocida, y que por eso se acaban llamando Cultura Alzate.
Hay otra versión que huele a académica: apareció firmada por Graciliano Arcila Vélez en un libro de arte de la Esso Colombiana, para el que yo fotografié algunos ejemplares. Así entré e...

Página 1 de 9

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Agosto de 2008
Edición No.89

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes