Google+ El Malpensante

Coda

Trébol de columnas

¿Qué hace buena a una columna? En lugar de reflexiones sobre el género, tres muestras de una corredora chilena de distancias cortas.

Ilustración de Diego Patiño

 

Esplendor en la hierba

Amarcord: qué gran título. No sé lo que significa”. Esto me dijo alguien, y me gustó. Me gustó porque, de todas las razones para dar por bueno el título de una obra, es la más aleatoria, la más tonta, la más personal y la más grandiosa. Cárcel de árboles, Comeclavos, Beltenebros, Drácula: me parecen buenos porque no sé lo que quieren decir y no me importa. Su sonido retumba como un granizo de otra época, un golpecito ancestral, un mensaje importante pero opaco, una emoción perdida en los sótanos del cerebro, esos rincones oscuros pero tibios donde alguna vez estuvimos y donde ya no sabemos volver, aunque quisiéramos.

Pero si digo que los buenos títulos suenan bien, no digo nada. Las personas venimos calibradas de fábrica en diversas frecuencias, y no hay manera de ponernos de acuerdo sobre qué es resonante, es decir conmovedor, es decir, inquietante, y qué no. Así que me remito a mi frecuencia no más, y a mi experiencia –breve, trastabillante– destitulando y titulando que es un gusto, como si supiera lo que hago.

Cuando era joven e indocumentada me hacían mucha gracia los títulos ingeniosos, ya fuera por simplemente cómicos o porque, le parecía a la joven indocumentada, trampeaban o transgredían y no eran para todo el mundo: Gracias y desgracias del ojo del culo, El cansador intrabajable, Les Luthiers de la L a la L, La vida: instrucciones de uso, Maldición eterna a quien lea estas páginas, Mamá se quiere morir y no hay manera, Ocaso y caída de prácticamente todo el mundo, Historia de un idiota contada por él mismo, Pequeños cuentos misóginos.

Ahora en cambio prefiero los títulos pesimistas: Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, El peor viaje del mundo, A peor vida, Rumbo a peor. No me pregunten.

A nuestra instintiva inclinación por la pelambre noticiosa se debe que funcionen, supongo, las Crónicas italianas, Crónicas abisinias, Crónicas marcianas....

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Mayo de 2008
Edición No.86

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones