Google+ El Malpensante

Entrevistas

Cocaine Cowboys

Juan Miguel Álvarez entrevista a Billy Corben

En los años ochenta, Miami se convirtió en la ciudad preferida de los narcotraficantes colombianos. Treinta años después, un documentalista reconstruye aquel tiempo de exceso y crimen.

 

En la década de los ochenta, Miami fue el destino favorito de la cocaína colombiana en Estados Unidos. Mientras el país padecía desde 1975 una acentuada recesión –despidos masivos, pérdida de propiedades por el no pago de los créditos–, el narcotráfico inundaba de dinero en efectivo las esquinas de la ciudad. Los bancos del sur de Florida, por ejemplo, consignaban en su reserva federal seis mil millones de dólares anuales, mucho más que la suma de las otras reservas de la Unión. Solo en Miami, los negocios de propiedad raíz valían unos mil millones al año, las joyerías no daban abasto importando Rolex de oro y las agencias de carros tipo Ferrari vendían sus existencias en menos de un mes.

Tres miembros del Cartel de Medellín movían esta economía: un paisa llamado Rafael Cardona Salazar, el judío neoyorquino Max Mermelstein y la cartagenera Griselda Blanco. Los dos primeros eran socios y amigos, compartían la red de distribuidores y sicarios, y eran el enlace con la familia Ochoa. Griselda Blanco no: con lista de clientes propios, sus matones importados de Medellín y Pereira eran los más sanguinarios de Estados Unidos. Residente en Nueva York desde finales de los sesenta, se había refugiado en Miami a mediados de la década siguiente. Le decían “la Madrina”, no solo porque era muy aficionada a la película El Padrino; también porque era la cabeza de los narcotraficantes en el noreste del país. Luego de asesinar a su segundo marido, fue apodada “la Viuda Negra”.

Con Griselda Blanco instalada en Miami, los crímenes pulularon: cadáveres con tiros de gracia, descuartizados empacados en bolsas, masacres, bombazos en barrios residenciales y balaceras en sitios públicos. Si en 1976 la tasa de homicidios no superaba los 35 por cada cien mil habitantes, en 1981 superó los 175 por cada cien mil y la ciudad pasó a estar entre las más peligrosas del mundo. Ese mismo año, Time publicó en su cubierta un mapa del sur de Florida con el interrogante “Paradise Lost?”.

A mediados de 1985, un grupo élite de agentes federales detuvo a Max Mermelstein, quien colaboró con la justicia dando nombres y explicando el funcionamiento del cartel en Estados Unidos. Luego, atraparon a Griselda Blanco en un suburbio de clase medi...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Miguel Álvarez

Periodista independiente. En 2013, publicó Balas por encargo, una investigación sobre el sicariato en Colombia. En 2015 hizo parte de la antología Los malos, catorce perfiles de latinoamericanos siniestros. En 2015, hizo parte de la selección oficial del Premio de Periodismo Gabriel García Márquez. Lo encuentran como @cronista77

Diciembre de 2011
Edición No.126

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes