Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Siga, ésta es su casa

Retrato del Hospital San Juan de Dios

En agosto de 2011, poco antes de ser elegido alcalde de Bogotá, Gustavo Petro prometió reabrir el Hospital San Juan de Dios. Una rápida mirada a los hechos plantea serias dudas al respecto, especialmente en un punto: ¿cómo piensa resolver la situación de las más de cien personas que viven ahí?

Fotos de Nicolás Van Hemelryck

 

El número es incierto. Un artículo de El Tiempo dice que son 159. Una de ellas, Edelmira Arias, calcula que podría tratarse de unas sesenta familias. Otros afirman que muchos se han ido y que en este momento podrían quedar un poco más de cien.

Trabajaban en el Hospital San Juan de Dios. Eran auxiliares de enfermería, encargados de mantenimiento, bacteriólogos... El 15 de noviembre de 1999 dejaron de pagarles y después quedaron en el aire cuando el hospital cerró sus puertas tras ser intervenido por la Superintendencia de Salud el 21 de septiembre de 2001.

Algunos perdieron sus casas, otros enfermaron, se separaron de sus familias, quedaron sin rumbo y no hallaron otra opción que irse a vivir donde antes trabajaban.

Desde entonces han tenido que adaptar sus vidas a consultorios y corredores; ahí han criado a sus hijos y han visto nacer a sus nietos; han repetido, casi naturalmente, “yo vivo en Salud Mental” o “en Cirugía Plástica”. Todo esto mientras siguen marcando tarjeta a diario para no correr el riesgo de que los despidan por incumplimiento del cargo, pues “sus relaciones contractuales no han sido suspendidas ni terminadas”, como advirtieron en circulares los directores Álvaro Casallas y Odilio Méndez.

Así, en el limbo, han pasado diez años de cierre. Mientras las salas están desiertas y las instalaciones y equipos se pudren entre el abandono y la lluvia, la historia de más de cuatro siglos del que fuera el mejor hospital del país se sigue escribiendo en escenarios jurídicos.

En 2002, mediante la Ley 735, el hospital fue reconocido como Patrimonio Cultural “por su valiosa contribución a la salud del pueblo y su extraordinario aporte científico”. En marzo de 2005 se declaró que el San Juan de Dios no existía como fundación y que se trataba de “un establecimiento de beneficencia del Departamento”, por lo cual no podía ser liquidado, como consta en una carta enviada por el procurador Edgardo Maya al entonces gobernador Pablo Ardila. Sin embargo, en el Acuerdo Macro de junio de 2006, el Departamento nombró una liquidadora “para que elaborara corte de cuentas en materia de salarios, prestaciones, pensiones y otras obligaciones”. Algunos trabajadores consideran injusto e ilegal ese proceso ...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Diciembre de 2011
Edición No.126

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes