Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Equipaje trasatlántico

Etiquetas de hotel

Las etiquetas de hotel surgieron a principios del siglo XX. A finales de los años cincuenta, el auge de la aviación comercial y el turismo en masa dieron lugar a nuevas formas de viajar y a un nuevo tipo de viajero. En ese momento, las etiquetas con las que forraban el equipaje comenzaron a desaparecer y con el tiempo se convirtieron en valiosas antigüedades.

 

A principios del siglo XX, enormes trasatlánticos atravesaban el océano repletos de viajeros. Al pisar el continente, los turistas comenzaban jornadas a lo largo de ciudades, puertos, hoteles. Las maletas eran lujosos baúles revestidos de cuero y viajar todavía representaba un privilegio casi exclusivo de la élite.

Las etiquetas de hoteles surgieron en esta edad de oro de los viajes, junto al desarrollo de nuevas técnicas de impresión. Al parecer, el primer hotel que creó su propio sello fue el Savoy de San Remo, ubicado en la costa de Italia.

 

 

Pegadas a la piel de las maletas, las etiquetas no solo cumplían una función publicitaria para el hotel. Para el viajero eran la prueba de su recorrido por los lugares más exóticos de Europa, América, Oriente o el norte de África. Era común ver a las damas arrebatar a los botones la maleta forrada en sellos, para exhibirla con orgullo ante otros viajeros a través del lobby.

Los empleados de los hoteles, por su parte, tenían todo un código para comunicarse mediante estas etiquetas. Las pegaban en un lugar específico del equipaje según la clase de huésped: si se trataba de un visitante recurrente, si era rico, si daba propinas o era tacaño.

Desde finales de los cincuenta esta tradición comenzó a perderse con la proliferación del turismo de clase media, las nuevas maletas, las nuevas formas de viajar y de quedarse.

Con el tiempo, estas etiquetas se han convertido en objetos de colección. En algunos casos conservan su espíritu original, como los sellos acumulados en los viajes del nieto del maletero francés Louis Vuitton –colección lanzada como un paquete de postales en 2010–. O son reunidas al azar, después de ser arrancadas de maletas desconocidas o sacadas de baúles de anticuarios, como esta serie, testimonio de muchos viajes anónimos.

 

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ignacio Martínez-Villalba

Diseñador editorial, experto en tipografía y docente universitario. Actualmente es el director de arte de El Malpensante.

Abril de 2012
Edición No.129

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes