Google+ El Malpensante

Columna

No más "casas para pobres"

La promesa del nuevo ministro de Vivienda, de construir 100.000 "casas para pobres" en los próximos dos años, permite algunos cuestionamientos acerca de este tipo de vivienda en el país.

© Pete Mc Arthur • Corbis

El próximo minvivienda tiene “el reto inmediato de construir 100.ooo casas gratis para los más pobres”. Al comparar con un espacio conocido es posible hacerse una idea del tamaño del lote que se requiere para eso: teniendo en cuenta que la densidad aceptada para viviendas individuales por hectárea es de 150, se necesitarían alrededor de 660 hectáreas para cumplir la promesa del ministro, aproximadamente seis veces el área del Parque Simón Bolívar y más de lo que miden la mayoría de las poblaciones de Colombia. Es una oportunidad de lujo para construir de cero varias ciudadelas-modelo, o muchos barrios-modelo de menor tamaño.

El área depende de si la promesa se desarrolla en términos de “casas para pobres” o “apartamentos para pobres”. Hay un par de diferencias importantes. La primera es que unas requieren más suelo urbano que otros. La segunda es que las casas siguen creciendo verticalmente una vez terminadas mientras que los apartamentos se quedan como están. Considerando la escasez de tierra en ciudades como Bogotá, es previsible que lo de las “casas” quede en una buena intención y que la solución venga en forma de apartamentos.

Independientemente del tipo de vivienda y de sus densidades por hectárea, lo que el adjetivo “pobres” suele implicar para la construcción en Colombia me remite a preocupaciones tratadas en columnas anteriores y, en este caso particular, me invita a viajar por el pasado.

Por el lado de las promesas de gobierno, recuerdo que en mis épocas de escolar le oí de viva voz al doctor Goyeneche sus propuestas para pavimentar el río Magdalena y ponerle marquesina a Bogotá. Y en cuanto a grandes proyectos urbanos, recuerdo que, ya convertido en arquitecto, fui a la presentación de Manuel de Solà-Morales en el Centro de Convenciones de Bogotá, uno o dos años después de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Con el salón a reventar, Solà-Morales, uno de los arquitectos de aquella célebre transformación, se llevó las manos a la cabeza ante la pregunta de un estudiante que quería saber cómo habían hecho todos esos proyectos tan rápido. Entre la exasperación y la incredulidad respondió:...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Luis Rodríguez

Es profesor de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

Mayo de 2012
Edición No.130

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes