Google+ El Malpensante

Columna

Inmortalidad bufa

La “reciente revelación” del verdadero rostro de Bolívar es solo un capítulo más en su mitificación como héroe. ¿Qué viene después?

© Julián Cardozo

 

En días pasados, chávez pudo por fin darse el lujo de presentar una suerte de holograma de un Bolívar que inverosímilmente es capaz de combinar la solemnidad de la estatua ecuestre con el mohín del galán de telenovela. Esa era, nos contó, la verdadera expresión de Bolívar (cosa que no me extrañaría). Además, una comisión de médicos convocada específicamente para dirimir el asunto avisó al público –por medio de un comunicado que tuvo mucha menos difusión entre nosotros que el holograma– que el Libertador no había muerto de sífilis, sino de neumonía. Ahora, por más que el lector sienta animadversión por el caudillo venezolano, tendrá que admitir que una tosecita es algo mucho más presentable y decente que una sífilis. Imagínese conversando con sus tías acerca de un amigo ausente. “No, no pudo venir –dice el lector, levantando la taza y con cara de circunstancias– porque su sífilis se empeoró”. Desmayos, sales... Ahora cambie en la cláusula el nombre de la desdichada enfermedad por, digamos, gripa, y verá cuánto mejora todo.

En realidad, todo había comenzado en 2007, cuando Chávez –en medio de una aguda crisis entre los gobiernos de Colombia y Venezuela– hizo públicas sus sospechas de que el Padre Fundador no había muerto como establece la historia convencional, sino que había sido asesinado por Santander y la oligarquía bogotana. En medio de un cuadro que recordaba vagamente a csi, con varias personas en bata blanca a bordo, los televidentes oyeron asombrados cómo era posible encontrar la evidencia para apoyar el aserto del presidente, y el fiscal manifestó con su expresión de máxima alarma –más o menos la que se siente obligado a usar el tendero cuando su hija le cuenta por primera vez que tiene novio– que se trataba “de algo muy serio”. Uribe, que se había emperrado –a costa de los intereses de los colombianos– en contestar como una víbora a cualquier movida del vecino que oliera a provocación, esta vez guardó silencio. ¿Sería porque él y los suyos estaban confrontando en ese entonces a la “oligarquía bogotana”, qu...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Agosto de 2012
Edición No.133

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones