Google+ El Malpensante

Columna

La buena prensa de la pereza

Muy sobrevalorado está el trabajo en nuestro tiempo. Mientras los autores de autoayuda elogian el "trabajar, trabajar y trabajar", este texto rinde un justo homenaje al ocio y la molicie.


© Rainer Berg | Corbis

 

Entramos en receso de fin de año, con su ruido y desenfreno gregario, que me abruman, y la expectativa de largas horas de ocio, que me fascina. No hacer nada, dejar correr el tiempo, desocupar las agendas y darse cuenta de cuán vacías estaban desde el principio, son ejercicios gratificantes y a la larga fundamentales para todo.

Pero, ¿la civilización que nos tocó vivir no castiga la pereza en todos los tonos? ¿No estamos en una lucha, que ya revela sus visos irracionales, por ahorrar cada minuto y cada segundo, porque según decía el buen Benjamin Franklin “el tiempo es oro”? Hay muchas evidencias de que nos hemos vuelto una especie descabelladamente hacendosa, y que trabajamos, literalmente y a contracorriente de nuestro código genético, como burros. Marshall Sahlins, uno de los brillantes gurús de la antropología económica, recuerda con nostalgia vicaria que un cazador-recolector que se respete no trabaja más de seis horas al día. La última gran oleada de cambio tecnológico sobre la que cabalgamos dificultosamente garantiza que siempre estemos conectados, y que los momentos de receso se parezcan cada vez más a una vigilia laboral que al sueño: siempre conectados, siempre dispuestos, con la obsecuencia competente, fácil y algo abyecta de un boy scout. Sí: una gran y compleja civilización, pero construida crecientemente sobre el ethos del boy scout.

 

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Allan Rueda

Conceptualizar el ocio como una simple inacción esta muy mal. El ocio es mucho mas que eso, este articulo no llega ningún lado quizá solo estigmatiza aun mas el ocio como algo indigno.

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Diciembre de 2012
Edición No.137

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes