Google+ El Malpensante

Columna

El Estado colombiano: de católico a cristiano

La Constitución de 1991 fue el resultado, entre otras razones, de un gran esfuerzo por establecer un Estado laico. A pesar de las reformas, el reciente escándalo de los Piraquive ha arrojado luz sobre el hecho de que la política colombiana cada vez es menos católica, pero más cristiana y corrupta.

María Luisa Piraquive durante una conferencia en Estocolmo, 2013


"Hace falta estar afuera para ver lo que hay adentro".

                                                   Georges Sorel

Lo diré de manera resumida: con la Constitución de 1991, no pasamos de un Estado confesional a uno laico. Más bien pasamos de un Estado católico a uno cristiano. Admitiré que esto no es culpa apenas del texto constitucional, sino de las tozudas realidades sociales y políticas. Y añadiré que aunque ese hubiera sido un progreso, dejó sin resolver el problema de fondo.

Para empezar, el problema no estaba en la Constitución, sino en el Concordato.

No obstante la retórica de la anterior Constitución (“Dios, fuente suprema de toda autoridad”, “la religión católica, religión de la Nación”), ya desde 1886 se había establecido la libertad de cultos: “...nadie será molestado por razón de sus opiniones religiosas, ni compelido por las autoridades a profesar creencias ni a observar prácticas contrarias a su conciencia”, decía el texto original de Núñez.

En cambio, el mismo artículo autorizó la firma de convenios entre “el Gobierno y la Santa Sede para regular las relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica”. De aquí siguió el Concordato de 1887, que concedió privilegios y monopolios a esta iglesia en temas tan decisivos como el matrimonio, la educación y los “territorios misionales”. El Concordato ya había sido modificado (o suavizado) en 1974, y veinte años más tarde, en 1993, la nueva Corte declaró inexequibles 16 de sus 32 artículos. Digamos pues que a lo largo de un siglo el Estado colombiano ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.

Febrero de 2014
Edición No.149

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes