Google+ El Malpensante

Artículo

Aimé Bonpland

El yerbatero platanizado que murió dos veces

Existe una idea según la cual los naturalistas de antaño, lejos de tener una vida apacible, dedicada a la contemplación y a la ciencia, se embarcaban en hazañas de la más sorprendente naturaleza. Con episodios de secuestro, cárcel, desamores y progenie, el paso de este célebre francés por la América del siglo XIX confirma la teoría.

Humboldt y Bonpland en las selvas del Orinico. Pintura de E. Ender 

 

La muerte no es el sueño eterno, es el comienzo de la inmortalidad.
Aimé Bonpland

Su nombre, Aimé, en español sería Amado y su apellido, Bonpland, más o menos suena en francés a buena planta. En realidad su apellido original era Goujaud, pero su padre, que padece también del desmesurado amor por las plantas, cada vez que ve una, sin importar su alcurnia, dice en tono admirativo: ¡Bonne plant! (¡Buena planta!) Y la gente empieza a llamarlos –a él y a su hijo Aimé, también plantófilo– los Bonne Plant. Y ellos deciden lo único que hay que hacer contra un apodo: adoptarlo. Y llegan hasta el extremo de convertirlo en apellido, con el ligero cambio a Bonpland, que en francés suena casi lo mismo. Luego, en América, los blancos lo llamarían don Amado y los nativos le cambiarían de nuevo el nombre, diciéndole cariñosamente Karaí Arandú, algo así como Señor Sabio, en guaraní.

Aimé Bonpland es médico. Apenas se empieza a inventar lo que hoy llamamos botánica, y los que más conocen de plantas son los médicos, ya que en ese entonces la casi totalidad de las medicinas son naturales, y hay que saber cuáles plantas pueden curar y cuáles envenenar. Él conoce la toxicidad de las raíces de la aristocrática fleur-de-lis, de lo venenosas que son las flores de la humilde hortensia, y no le sorprende que el fruto verde de la lantana sea venenoso (letal), y cuando está maduro se vuelva inocuo.

Este doctor curioso, inclinado a los estudios de la na­tu­raleza, busca afanosamente unirse a una expedición. Adonde sea: piensa ir a Egipto, con el grupo científico comandado por Louis-Antoine de Bougainville, que acompañaría las tropas de Napoleón. Lo disuade que el corso no es de sus simpatías. Finalmente, le resulta un viaje al Nuevo Mundo, que no sabe cuán extraordinario va a ser, pagado por el rico, poderoso, presuntuoso y aristocrático barón Alexander von Humboldt, aficionado a las cortes, la literatura, la buena música, la pintura, la investigación científica y los jóvenes bellos. Y es as&iac...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Mayo de 2008
Edición No.86

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes