Google+ El Malpensante

Columna

Seducción, abandono y aborto

La incidencia de la prostitución en las cifras globales de abortos es más que una simple estadística. ¿Qué representa esta situación para la vida de las prostitutas?

2,3 millones de abortos se realizan anualmente en Indonesia • © Stephanie Sinclair | Corbis

 

En 1665, John Smith, el amigo de Pocahontas, fue jurado en el proceso contra Dorcas Howard, una criada soltera que había sido arrestada por dar a luz a un niño que luego apareció muerto. Nunca se supo si fue un aborto tardío, un parto que finalizó mal o un infanticidio, y la evidencia resultó insuficiente para que la señorita Howard fuera condenada.

En la Norteamérica colonial eran comunes los abortos forzados que involucraban a muchachas de origen modesto, subordinadas y amantes de un hombre poderoso al que le resultaba intolerable que el hijo ilegítimo naciera. El capitán William Mitchell, por ejemplo, sedujo a una de sus esclavas y al quedar esta embarazada la obligó a beber un abortivo. Mitchell recibió condena por “adulterio, fornicación e intento de asesinato”. En 1663, el médico Jacob Lumbrozo, de Maryland, fue acusado por su criada, de 22 años, de haberla violado y obligado a beber una pócima abortiva. Para librarse de la única testigo en contra, Lumbrozo contrajo matrimonio con la víctima. Los casos eran tan comunes que en varias oportunidades las autoridades coloniales manifestaron preocupación por la gran cantidad de criadas solteras “engañadas con un hijo” que denunciaban su situación o morían.

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mauricio Rubio

Columnista de El Malpensante y La Silla Vacía. Es investigador de la Universidad Externado de Colombia.

Agosto de 2014
Edición No.155

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes