Google+ El Malpensante

Columna

Hijo de quién

En 1991, dos jóvenes que pasaban vacaciones en las islas Seychelles del Océano Índico quedaron atrapados en medio del golpe de Estado que derrocó al gobierno de turno. La pareja, un italiano y una argentina, fueron víctimas del azar hasta que un walkman cambió el curso de sus respectivas historias.

© Neil Emerson | Robert Harding World Imagery | Corbis

 

Una parejita llega a las islas Seychelles. Es el año 1991. Todavía no explotaron los resorts, ni el turismo cinco estrellas, ni es un paraíso fiscal. Las Seychelles, como Mozambique, eran socialistas hasta la caída de la URSS, y acaban de abrir sus fronteras para que el turismo hormiga cubra al menos en parte la ayuda soviética que recibían hasta ayer. Las Seychelles son un puñado de islas minúsculas en el Océano Índico, al norte de Madagascar y las islas Mauricio. Se llega en avión a la más grande, y después se cruza en bote de una a otra, cortesía o changa de algún pescador. No hay casi hoteles en las islas en 1991. El plan original de la parejita era Madagascar, pero al presentarse a embarcar en el aeropuerto de Nairobi se enteran de que la península malgache está en cuarentena por una epidemia de cólera y que la única opción para no perder el pasaje es Seychelles. Él es italiano, ella argentina, llamémosla Penélope, llevan apenas tres meses juntos, se conocieron en Marruecos y se confesaron la primera noche que el lugar que los dos más querían conocer en el mundo era Madagascar: bajo ese auspicio se desarrolló el romance, y cuando supieron que no habría Madagascar para ellos se dejaron convencer y aterrizaron en Mahé, capital de Seychelles, con la ilusión aún entera.

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

MARCELA RODR�GUEZ MEJ�A

Juan, ¿esto es ficción o realidad?...

Su comentario

Juan Forn

Fundador de Radar, el suplemento cultural de Página 12. Su último libro se titula 'El hombre que fue viernes'.

Septiembre de 2014
Edición No.156

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes