Google+ El Malpensante

Blog

Ars antiqua y el iPhone 6

Desde hace algún tiempo llueve sobre la cartelera bogotana un alud de espectáculos. ¿Qué significa para las artes esta explosión de ofertas?

© Cortesía de Impronta en sus ojos

 

Si nos descuidamos, nos atropella el tiempo. Salí, pleno de entusiasmo, del espectáculo titulado Impronta en sus ojos, con coreografía de Elsa Valbuena, en el Teatro Colón de Bogotá y me acerqué a una querida amiga bailarina, recién egresada del programa de danza de la Academia Superior de Artes de Bogotá (aquí ya empiezan los problemas cronológicos: ahora todo este asunto se llama el “programa de arte danzario de la Facultad de Artes-ASAB”). Me acerco, digo, a la sonriente ballerina (ella ya no baila: ahora se dedica a “la gestión cultural”) y le pregunto su opinión sobre lo que para mí había sido una experiencia sublime. Mi amiga me miró con cierto pesar y, como si le prendiera fuego a su empolvado tutú, me respondió: “Sí, bonito. Pero eso ya está muy pasado de moda”. Y se alejó con un apuesto doncel, que quería arrebatarle el tutú para ponérselo en una próxima fiesta de disfraces. Debo confesar que me sentí muy triste. Yo, que me preciaba por ser el más moderno de los posmodernos, ¿ahora estaba engrosando la lista de la vieja ola? Y en cuanto a Impronta en sus ojos, ¿había que descalificarlo por el simple hecho de que su gestora se había formado en las mejores vanguardias de los años ochenta? Una vez más, Dios sabe cómo organiza sus actos de venganza: los que nos preciábamos de ser los mejores por el simple hecho de ser jóvenes ahora, en el nuevo milenio, recibimos la cachetada de las novísimas vanguardias que ahora son las mejores por ser las más recientes. Mi madre, con quien fui al espectáculo y asegura ser menor que yo, se lamentaba que, del público del Teatro Colón, los únicos mayores éramos ella y su hijo. Todos los demás eran bellos y felices adolescentes, quizás en su mayoría estudiantes de ballet y demás artes danzarios. Mi madre, que se recorre todos los espacios donde se presenta el estupendo festival “Danza en la ciudad”, me dice que los viejos ya no van a ver las nuevas propuestas coreográficas sino que quienes se refocilan en las nuevas formas son los más jóvenes. Parece que la profecía de Dave Wallis en su libro...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Septiembre de 2014
Edición No.156

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes