Google+ El Malpensante

Blog

El viaje sentimental de Ringo Starr

Paz y Amor modelo 2015

Crónica del concierto del otrora baterista de los Beatles en Bogotá.

Ringo Starr durante su concierto en Bogotá, el 6 de marzo • © Scott Riitchie

 

Mi papá murió a los 72 años de edad. Estaba triste, abatido, muy enfermo, furioso con el destino, sin decirlo, después de haber sido una de las personas más divertidas que conocí. Cuando mi papá tenía, qué se yo, 30 años menos, nos observaba en la distancia, a mis primos y a mí, comprando discos y esperando las remesas de familiares ricos que nos traían los acetatos que no se podían conseguir en Colombia. En realidad, ninguno de los acetatos que queríamos se podía conseguir en Colombia. Entre ellos, estaban los discos de los exbeatles. Cuando John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr se separaron, ni mis primos ni yo soltamos ninguna lágrima. Primero, porque éramos muy niños y cuando se es niño no se llora porque se separen los Beatles. Pero, cuando tuvimos uso de razón nos dimos cuenta de que, desde el álbum Revolver, los Beatles ya estaban separados. Así que, en vez de llorar, nos dedicamos a aprendernos de memoria los prodigios de All Things Must Pass, de Plastic Ono Band, de McCartney I y, cómo no, del primer disco en solitario de Ringo Starr llamado Sentimental Journey, publicado una semana después del anuncio del futuro sir Paul de que abandonaba las toldas del cuarteto. “Lo hice para mi mamá”, dijo Ringo, cuando todo el mundo le cayó encima por su debut en solitario, con un disco de canciones de la vieja guardia. A mí me gusta mucho y lo oigo al escondido, cuando nadie se da cuenta, al igual que Beaucoups of Blues, su segundo álbum grabado en Nashville, plagado de canciones country & western. Sí, nos gustaba, a mis primos y a mí, esa relajación total de Mr. Richard Starkey, lejos de las grandilocuencias y las competencias de sus paisanos de Liverpool, gozándose las noches, la música y el cine sin demasiadas agendas, sin vergüenza, consumiendo lo que debería consumirse en la época para ser feliz y rodeándose de exquisitas damiselas de largo alcance.

La vida siguió y, contra todos los pronósticos, John Lennon fue asesinado, George Harrison fue llamado por Krishna a través de un cáncer y Paul McCartney fue remplazado, en 1966, por un doble que canta y compone mejor que Paul M...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Mayo de 2013
Edición No.141

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes