Google+ El Malpensante

Música

Champetaman, el hijo de los documentalistas

El documental político colombiano de la segunda mitad del siglo xx y una festiva adaptación cartagenera de la música africana acabaron tejiendo el alma caribe de un rolo formado en Francia. Lucas Silva, tan cercano al picó verbenero como a la moviola.

© Fotografía de David Parias

El acento de Lucas Silva es indescifrable. Mientras repasa sus recuerdos del barrio La María de Cartagena, de las esquinas noctámbulas de Chapinero y las oleadas de africanos en las estaciones del metro de París, su voz ronca combina un altisonante dejo rolo al final de las frases con un sutil seseo francés y con la golpeada musicalidad que acompasa la verbena en los barrios populares de la Costa Atlántica colombiana. Este viaje le ha tomado veinte años y lo ha convertido en una figura decisiva para que la champeta, esa música de origen lumpen, haya saltado de los extramuros cartageneros hasta las estaciones de radio y los oídos de un público cada vez más amplio. Sin embargo, su historia comienza un par de décadas atrás, inmerso entre artistas muy distintos, en otro clima y a otro ritmo.

Marta Rodríguez tenía 26 años cuando conoció la denigrante situación de explotación que vivían los niños del barrio Tunjuelito, en Bogotá. Era 1959, hace poco había regresado de visitar a su hermano en España, había entrado en contacto con Camilo Torres y se había vinculado al Movimiento Universitario de Promoción Comunal (Muniproc). Según anota Hugo Chaparro Valderrama en su libro Marta Rodríguez: la historia a través de una cámara, como parte de un proceso de alfabetización liderado por el movimiento universitario, Marta se había convertido en profesora de esos niños prácticamente esclavizados en las fábricas de tejas y ladrillos al sur de Bogotá.

En 1965, el fotógrafo y cinéfilo Jorge Silva pasaba por el café de la Alianza Francesa cuando una joven emotiva trataba de convencer a todo el mundo de no perderse la proyección del documental de Joris Ivens, El Sena se encuentra con París. Marta Rodríguez acababa de volver nuevamente de Europa, donde había visto la película que ahora promovía con tanto entusiasmo. A pesar del encuentro accidental, lo mucho que tenían en común se les iría revelando y convirtiendo en un lazo tejido primordialmente por el cine. Un par de años atrás, Jorge había quedado impactado con Raíces de piedra, una película argumental dirigida...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director y editor de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Noviembre-2016
Edición No.180

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes