Google+ El Malpensante

Entrevistas

Cada cuerpo es un cuento

Nuestro territorio más inmediato con frecuencia nos resulta desconocido. El primer libro de la bogotana María Ospina, editado por Laguna Libros, desmaquilla lo cotidiano y hurga en lugares incómodos para retratar el cuerpo bajo luces distintas. Esta conversación invita a la lectura de “Azares del cuerpo”, cuento tomado del libro homónimo.  

©Cortesía de María Ospina

 

Los dedos del pie abiertos, metidos en un separador de goma rosada, para que el esmalte en las uñas se termine de secar. El cortacutículas que se lleva los excesos, lo que sobra, eso que se niega a dejar de salir: pelos, uñas, granos, cueros. Labios pintados: mate, brillantes. Labios sin pintar: manchados, brillantes por las babas. Cuerpos con las piernas abiertas, con la cera caliente en la ingle. Cuerpos viejos. Cuerpos con picaduras de pulgas. En Azares del cuerpo (Laguna Libros, 2017) “cada cuerpo es un cuento” al que se le quita o le aparece algo. Cuerpos que no se acostumbran, que se administran.

Se trata del primer libro de María Ospina (1977), escritora bogotana radicada en Estados Unidos. Los cuentos que la autora reúne en esta colección pueden leerse como una especie de relatos de viaje que, más que centrarse en las aventuras de un personaje para llegar a determinado lugar, narran la adaptación forzosa que este debe sortear para habitar un nuevo espacio. La obligada salida de lo que sabe, y conocer para reacomodarse epistemológicamente. Una mujer que vuelve a la ciudad de su infancia supuestamente para terminar una novela o una mujer que prepara su cuerpo antes de irse para la Costa Atlántica, como ocurre en dos de los relatos del libro. De ahí que los protagonistas de estos cuentos sean los cuerpos más que los personajes que los habitan; es en estos donde se dan las luchas, las transformaciones para pertenecer a determinado entorno, luchas diarias cuyo campo de batalla es la cotidianidad: las formas de vestir, de hablar, de ser en lo público y en lo privado.

De hecho, cuando le pregunté a María Ospina sobre la naturaleza de sus cuentos, me respondió lo que sigue: “No son grandes epifanías; tampoco dejan esa confusión como los de Cortázar o Borges, en los que hay que solucionar una cantidad de misterios o imbricaciones entre ficción y realidad. Son más como viñetas de ciertos encuentros y desencuentros que quedan sobre la mesa para el lector. Son cuentos en los que en realidad no pasa tanto, en los que no hay grandes cambios, sino pequeños giros de la cotidianidad”.

En “Policarpa”, una ex guerrillera viene a Bo...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Harold Muñoz

Estudia literatura en la Universidad Javeriana. En 2015, ganó el Primer Concurso de Cuento del Instituto Caro y Cuervo

Mayo de 2017
Edición No.185

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes