Google+ El Malpensante

Poesía

Poemas chicanos

Traducción de Santiago Villalba

.

El número de la suerte

A un sobrino

 

Cuando era como tú, crucé la calle
hacia una tienda, y desde ahí
subí por el callejón,
mirando alrededor mientras saboreaba un chocolate.
Entre los árboles el día estaba azul, sin viento,
y de las cercas salía vapor.
Un perro miraba dentro de un balde de pintura
y un mexicano rastrillaba basura regada
dentro de una caja, un montón de cáscaras de huevo y de naranja.
Asintió con la cabeza y yo asentí con la mía.
Caminando con el chocolate en la boca
hacia el juzgado, me senté en el parque.
Cayó una hoja con el paso de cada persona.
Tres hojas para tres hijas con bolsas en sus manos.
Las seguí bajo los árboles,
las hojas se mecían a los lejos como
las faldas que amaba desde lejos.
Las perdí cuando me incliné para
amarrarme los zapatos y le rogué
a una ardilla que comiera de mi mano.
Al levantarme, vi un perro a la carrera,
una abuela con un carrito,
y un par de italianos jugando dominó
en una mesa de picnic, hombres de mundo
en trajes tan grandes que podían cubrir Europa.
Me acerqué como una ardilla
árbol tras árbol y cuando estuve tan cerca
como para leer la hora en sus relojes de pulsera
uno de ellos se echó a reír con los brazos al aire
y volteó a preguntar mi edad.
“Doce” dije y me golpeó suavemente
la cabeza con el puño
“Número de la suerte, hijo”.
Me mostró sus dientes, torcidos y amarillos
como fichas de dominó,
y los golpeó con el dedo.
“Yo también tengo doce, ¿ves?”.
Abrió la boca hasta que sus ojos se perdieron
en la forma de sus mejillas,
y yo, sin saber qué hacer
me asomé a mirar. 

 

Películas suecas
 

Olvida las mujeres fantasmales
que aparecen sollozando en las paredes de la habitación,
en batas transparentes.
¿Qué pasa con los suecos?
¿Y qué pasa conmigo? Diez dólares por un tormento
¿y ni un centavo para el indigente...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gary Soto

Es autor de historias cortas, novelas para jóvenes y once colecciones de poesía para adultos. Finalista del National Book Award en 1995, recibió el premio a la trayectoria literaria otorgado por la Hispanic Heritage Foundation en 1999.

Mayo de 2017
Edición No.185

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes