Google+ El Malpensante

Breviario

Historia de una muñeca

Macabro, delirante e incómodo, pero bastante apropiado para un pintor expresionista, este relato de amor es un trazo cómico-amargo en la historia de la pintura universal.

 

© Fotografía del particular encargo que le hizo el despechado pintor Oskar Kokoschka a la fabricante de muñecas Hermine Moos (1919).

Quien fuera el niño terrible de la pintura vienesa, Oskar Kokoschka, conoció a Alma Mahler en 1912. Por ese entonces ella era la viuda del célebre compositor Gustav Mahler y una suerte de femme fatale de la época. En su currículo amoroso estaba el haber sido besada por primera vez por Gustav Klimt, otro pintor célebre y no menos pasional que Oskar.

El romance entre Alma y Oskar duró tres años. La relación fue muy tormentosa; la psiquis de Oskar era bastante frágil y pintaba a Alma de forma obsesiva. La leyenda dice que estaba en la cama con ella todo el tiempo y solo se levantaba para pintarla. Alma se había convertido en su obsesión. La madre de ella, desesperada, le escribió: “Si vuelves a ver a Oskar, ¡le dispararé!”. Poco después, quedó embarazada de su amado, pero abortó la criatura y esto hundió a Kokoschka aún más en el desequilibrio. Finalmente, Alma rompió la relación con él; un testimonio de estos momentos es el cuadro La novia del viento. Temiendo la persecución y la locura de Kokoschka, Alma se casó en 1915 con el arquitecto Walter Gropius y al año siguiente nació la hija de ambos, Manon.

Kokoschka se hundió en la depresión. No sabía cómo ni con quién reemplazar a Alma, pero finalmente tuvo una idea muy singular para lograrlo. Escribió a una fabricante de muñecas en Múnich, Hermine Moos, el 18 julio de 1918, y le encargó una muñeca de tamaño natural que en todo se pareciera a Alma Mahler. Probablemente el objetivo de Kokoschka trascendía lo sexual: él no quería tener una muñeca inflable, sino una mujer en todos los sentidos. En su carta decía:

Ayer envié un dibujo a tamaño real de mi amada y le pido que lo copie con el máximo cuidado y lo transforme en realidad. Preste especial atención a las dimensiones de la cabeza y el cuello, al pecho y las ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Patricia Suárez

En 2011 recibió el Premio San Luis Libro por Brindar con extraños, y en 2012 el Premio Iberoamericano de Relatos Cortes de Cádiz por El árbol de limón. Acaba de publicar la novela La renguera del perro (Gandhi Galerna Libros).

Mayo 2018
Edición No.196

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores