Google+ El Malpensante

Crónica

Galarza el primer silenciado

De acuerdo con la Fundación para la Libertad de Prensa, el crimen cometido en abril de 2018 contra tres ecuatorianos en el departamento de Nariño eleva a 158 el número de periodistas asesinados en Colombia desde 1977. No existen estadísticas de fechas anteriores. Esta es la historia del primer periodista muerto, cuyo homicidio ocurrió hace 80 años.

 

El teniente Jesús María Cortés abraza a Gaitán tras el juicio por la muerte de Galarza, el 8 de abril de 1948.

Ilustración basada en la foto tomada por Luis Alberto Gaitán, "Lunga", ilustración de David Navia

El 10 de octubre de 1938, La Voz de Caldas, uno de los diarios que circulaba en ese entonces en Manizales, publicó una nota sin firma en la que denunciaba maltratos contra los soldados del Batallón Ayacucho: “Caso concreto fue el sucedido la semana pasada cuando el oficial señor Jesús María Cortés dio una bofetada al soldado señor Roberto Restrepo y luego lanzándolo [sic] del primer piso del cuartel al patio. El soldado sufrió golpes de consideración”.

Esa noticia desató la ira del teniente Cortés, quien al parecer no era lector habitual de prensa porque no se percató de lo publicado sino hasta dos días después. El 12 de octubre envió un soldado al periódico, en el centro de Manizales, para que le comprara un ejemplar de esa edición. Lo atendió a las 2:00 de la tarde Gonzalo Jaramillo Jaramillo, jefe de redacción y autor de la nota, que aprovechó el encuentro para reconfirmar la noticia que había publicado:

–Sí, como no, yo presencié el asunto, el soldado cayó al piso.

La edición especial de La Voz de Caldas de Caldas que circuló el día siguiente reconstruyó en detalle lo ocurrido esa tarde. Una síntesis de esos diálogos permiten imaginar la escena de lo que pasó. De acuerdo con el periódico, una hora después llegó al periódico el teniente Jesús María Cortés preguntando:

–¿Quién es el responsable de este suelto, este que está aquí, en que me hacen unos cargos a mí? –tenía el periódico en la mano–. ¿Quién es el que responde por esto?

El jefe de redacción lo invitó a sentarse y conversar, pero Cortés le dijo:

–Quiero arreglar personalmente este asunto. Vea aquí mi revólver, saque el suyo –y sacó efectivamente una pistola...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Adriana Villegas Botero

(Manizales, 1974). Periodista y abogada. Dirige el Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales. Autora de la novela El oído miope (Alfaguara, 2018).

Agosto 2018
Edición No.199

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores