Google+ El Malpensante

Poesía

Y Hahn se aburrió...

¿Por qué una persona que no lee poesía tiene todos los libros del poeta Óscar Hahn?

La poesía ocupa un lugar destacado en el vasto mundo de mi ignorancia. La he leído poco, despreciado mucho, comprendido menos. Así, ante la aparición de las obras selectas del poeta chileno Oscar Hahn tengo muy poco que decir, salvo explicar por qué tengo todos sus libros, por qué los he releído y por qué les tengo tanto cariño.

1. No sé qué herida o circunstancia lo explique, pero me incluyo entre los mancos de espíritu que son incapaces de sentirse traspasados por lo sublime. En una misa solemne me distraigo mirando las suelas de los zapatos de los genuflexos; en la ópera más dramática suelo estar pendiente del foso, por si a la violinista pechugona se le desliza el escote o bien una mirada de odio hacia su padre, el primer violín. Si la poesía no tiene una historia, un dejo de ironía, una vuelta de tuerca, un retruécano humorístico, una alusión cotidiana, me quedo afuera. Y en Hahn, al lado de versos arcaizantes como “¿Qué es el hombre para que de él tengáis memoria?/ Para que de ella tengáis olvidos, ¿qué es la muerte?/ ¿Los dioses qué son para que de ellos tengáis angustias?...”, hay otros como: “Así que estaban tomándose un café/ y conversando solamente/ sóplame este ojo/ y ahora sóplame este otro/ para que se me vuelen los dos/ y no te vuelva a ver nunca más”.

2. Conocí a Hahn hace años, almorcé con él y su buen talante, su pinta de sencillo leñador de Oregon —con camisa escocesa— me dejó una impresión inmejorable. Fue durante algún curso de verano de una universidad madrileña, y yo acompañaba a una aragonesa coquetísima que se pasó todo el almuerzo batiendo sus pestañas como mariposas y volviendo loco al cuarto comensal, encargándome a mí que divirtiera a Hahn. El pobre poeta leñador debe haberse aburrido como ostra, pero fue tan caballero como para disimularlo.

3. El volumen que se publica ahora incluye lo mejor de la obra poética de Hahn, pero también entretenidas crónicas y textos sueltos que recuerdo haber oído citar muchas veces, como aquellos en que este muy distraído iquiqueño residente en Iowa relata cómo se pasó horas conversando y tomando con “Misha”, o “Ray”, sin darse cuenta hasta mucho más tarde de que había tenido delante a sus admirados Raymond Carver y Mircea Eliade. O aquel en que describe una masacre en ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Noviembre de 2014
Edición No.158

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes