elmalpensante.com - Lecturas paradójicas

Iceberg

Gente de mala fe

Edición N° 130

N° 130

Mayo de 2012[ ver índice ]

Resulta un tanto descorazonador que la respuesta de Daniel Samper Ospina a la nota “Incómodo polvito”, publicada en el número 129 de nuestra revista, sea una variación lánguida del viejo tópico de “matar al mensajero”. En su carta, que los lectores pueden buscar en la página 8 de esta edición, Samper Ospina nos acusa de “mala fe”, como insinuando que el contenido de nuestro artículo no solo era irrelevante sino que tenía el propósito malintencionado de cubrir con un manto de duda la originalidad de una carátula de su revista.

De verdad sentimos que nuestro colega haya interpretado la nota en tal sentido; como puede atestiguarlo cualquier persona que relea el Iceberg del número 129, el punto central de la discusión era el insólito prestigio de los imitadores en Colombia, no el contenido editorial de SoHo (una revista que, contra la opinión de sus numerosos malquerientes, a nosotros sí nos parece buena). Por eso, como apoyo a la hipótesis planteada, traíamos a colación unos ocho ejemplos, tomados de campos tan disímiles como la fotografía de moda, la música y la arquitectura.

Ahora bien: al margen de que nuestro colega manifieste una susceptibilidad extrema, cabría recordar que en la nota nosotros no le hacíamos ninguna una acusación a SoHo. Quienes la hacían eran Juan Fernando Ospina, el autor de la fotografía supuestamente plagiada, y unos trece usuarios de Facebook y Twitter. Es a ellos –no a El Malpensante– a quien SoHo debería dar explicaciones. Hasta donde sabemos, tales descargos no se han hecho y está por verse si a ese grupo lo convence la escueta explicación que Daniel Samper Ospina desliza en su carta a esta revista.

Como a nosotros las peleas sobre plagios reales o imaginarios nos interesan únicamente en la medida en que ilustran un estado de las cosas en Colombia, damos por buenas las palabras de nuestro colega y consideramos zanjado el asunto. Pero antes de pasar a otro tema, le hacemos ver que, salvo si cree en la teoría de la conspiración, su “extrañeza por la mala fe de un medio con el que hemos compartido varios proyectos” es un ejemplo de cómo dirigir la vista (y el mal genio) hacia los responsables equivocados.

El blog fotocopiascolombianas.com empezó a denunciar el año pasado que en SoHo, pero también en Cromos, Aló y Don Juan se han venido publicando fotografías a las que sencillamente no podemos concederles el beneficio de la duda. Todas ellas son apropiaciones, a veces ni siquiera encubiertas, de imágenes aparecidas en revistas como Esquire o GQ, o en calendarios de tanto prestigio como los de Pirelli. Por supuesto, se trata de casos puntuales y sería estúpido y malintencionado concluir que SoHo o los demás medios involucrados en la denuncia promueven el saqueo del talento ajeno. Pero nuestro colega debería entender que, como ni a él ni a los demás responsables de esas revistas les hemos oído aunque sea una crítica en sordina contra los fotógrafos que han perpetrado tales fechorías, es natural que se genere muchísima suspicacia. Se queja Daniel Samper Ospina de que “preferimos hilar delgado en vez de ver lo evidente”; sin embargo, hace abstracción de que ya en 2003 le habían señalado que la portada del número 40 de SoHo era un facsímil de una fotografía de Herb Ritts, ante lo cual, como director de la revista, prefirió guardar silencio. Más aún: cuando María Elvira Arango, la directora de Don Juan, sale en Caracol Radio a sugerir que las acusaciones del blog fotocopiascolombianas.com carecen de legitimidad porque simplemente son “la venganza de un diseñador que salió en malos términos de la revista”, uno casi que se ve abocado a escoger entre dos hipótesis horribles: o los fotógrafos están engañando a los editores y estos no se han dado cuenta, o los editores y los fotógrafos están amangualados en la travesura.

Es posible que Daniel Samper no conozca ese blog, del mismo modo que no tenía noticias de la existencia del periódico paisa Universo Centro, en el que Juan Fernando Ospina publicó la fotografía que ahora lo tiene discutiendo con SoHo. Si es así, lo invitamos a que le dé una mirada con atención. Allí descubrirá que, por ejemplo, en la edición 23 de su revista Carlos Gaviria hizo unas fotos de Laura Acuña calcadas del Calendario Pirelli 2001; que en la edición 70, Pizarro logra una perfecta convergencia creativa con unas tomas de Russell James publicadas en Maxim, o que en el número 92 Hernán Puentes hace un clamoroso homenaje a un trabajo de Raphael Mazzucco aparecido en Sports Illustrated. También se dará cuenta de que fotógrafos como Puentes o Gaviria, que supuestamente hacen parte de la élite de la profesión en Colombia, son reincidentes en esta práctica y llevan un tiempo larguísimo haciendo pasar la imaginación ajena como si fuera propia. Tal vez entonces, luego de ver esas imágenes, Daniel Samper Ospina sepa realmente quién es la gente de mala fe.

Página 1 de 1

Ver Comentarios[ Clic para desplegar ]

Para poder comentar, debe ingresar a su cuenta o registrarse aquí

Edición actual Nº 140

edicion 140