¡Qué mejor adelgazante que la muerte!”

Publicado por Raúl A. Mejía.