Emanan tan poca luz y vida los pedagogos y los psicólogos que ni el más codicioso y miserable de los agujeros negros los absorbería.”

Publicado por Raúl A. Mejía.