Las ciudades no importan, son neón y basura. - Si no quieres matar a un hombre, no hay puntería que valga.”

Publicado por Alejandro Rossi en el cuento "El cielo de Sotero"