No puedes dejar que una guerra interfiera con tu educación. -La mitad del trabajo de ser un policía secreto consiste en que la gente sepa de ti. -Y siempre cabía la posibilidad de que si la felación alguna vez llegaba a convertirse en deporte olímpico, Hungría arrasara en el medallero.”

Publicado por Tibor Fischer, Bajo el culo del sapo.