Yo siempre me había sentido incómodo en presencia del fervor religioso. Me parecía tan mojigato y teatral. Y además, ¿quién quiere ser oveja?”

Publicado por Tim Keppel, Cuestión de familia