Google+
El Malpensante

Iceberg

Una moderna Casandra

s

El próximo viernes día 10 se entregarán en Estocolmo los Premios Nobel. Es el aniversario de la muerte de Alfred Nobel, inventor de la dinamita, para nombrar tan sólo la más inocente de sus invenciones (la dinamita goma y la balistita son más devastadoras todavía), y a fe mía que algún galardonado le hace honor al patrón del Premio. Este año se da el caso con el Nobel de Literatura.

Pensando a principios de octubre en pronósticos para el Nobel de Literatura, tan sólo se me ocurrieron dos mujeres ninguneadas en los últimos tiempos: Mary McCarthy entre las difuntas y Doris Lessing entre las vivas. Y lo que son las cosas: a los pocos días, la Academia Sueca decidió conceder por décima vez su galardón a una escritora y eligió para el caso a la austríaca Elfriede Jelinek. Dicho sea de entrada y sin la menor duda: mejor hubiese sido Doris Lessing, pero Elfriede Jelinek no es una mala elección, al menos desde un punto de vista literalmente Nobel —pues lo que escribe suele ser dinamita pura—­, y también por dos razones más.
 
La primera de ellas, porque con la Jelinek se distingue por vez primera a un escritor austríaco, y hay que recordar que la república alpina, haciendo honor a ese gentilicio, ha poblado el panorama de la literatura en lengua alemana con algunas cumbres de primera categoría. Para empezar valgan los nombres de Karl Kraus y Stefan Zweig (quien curiosamente promovió la candidatura al Nobel de Literatura, y no al de Medicina, de Sigmund Freud), y para continuar, los de Arthur Schnitzler, Hermann Broch, el indeglutible Robert Musil, Heimito von Doderer, Albert Drach, Thomas Bernhard y, según el gusto de muchos, entre quienes no me cuento, Peter Handke: aunque el mérito sí se lo reconozco. Hora, pues, de que se haya reconocido también, en la persona de esta escritora tan especial, el aporte de Kakania a dicha literatura. Elías Canetti, por si alguien me lo citase como lapsus de mi memoria, no era austríaco sino igual que Hermann Hesse era suizo: sólo de pasaporte; y su último pasaporte fue británico.
 
Y en segundo lugar, Elfriede Jelinek no es una mala elección porque se trata de una buena escritora, si bien una voz interior me llama a capítulo y me dice que ser nada más una buena escritora es muy poco equipaje para subirse al tren del Nobel. Sobre todo pensando en por lo menos una docena de escritoras y escritores bastante más que buenos que se quedan en el andén: empiecen...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

R Bada

Escritor y radiodifusor. Escribe para el diario El Espectador

Noviembre de 2004
Edición No.58

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

La pregunta más difícil de todos los tiempos


Por Efraín Rincón


Publicado en la edición

No. 208



Sobre la importancia de tomarle una “foto” a un agujero negro y otras revelaciones de física para dummies. [...]

La marihuana de mi infancia


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Una miniatura de lo que pasaba en varias zonas del país durante los años setenta: el autor de esta crónica personal y sus sobrinos ideaban maneras cotidianas de domesticar y afron [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores