Google+
El Malpensante

Artículo

Diccionario personal

Lejos de las raíces latinas, el autor de este diccionario se embarca en un mordaz esfuerzo para definir algunas palabras de uso y abuso frecuentes.

 

 

© Robin Bartholick | Corbis

 

Amor. Sustancia alucinógena que emana de las sonrisas. Las mujeres son inmunes: una serpiente no muere por su propio veneno.

Antropología. Ahora se parece a la física cuántica: «El objeto de este artículo radica, en primer lugar, en develar e interpretar la utilización del tiempo en la construcción de la categoría de “desplazado”, como una vindicación del lugar de la estrategia política en la concepción/manejo de la alteridad»1. La revista que publica eso tiene una fe de erratas, en la cual sólo piden disculpas por un error de numeración.

Antropólogo. En el pasado, novelista. En la actualidad, investigador que estudia los rasgos que distinguen entre sí a los grupos de la especie humana y a ésta en general del resto de animales. Debido a los avances en el área, los antropólogos despliegan su conclusión definitiva de que lo que diferencia a los humanos es el mal uso del lenguaje.

Atenuante. Si lo sindican de homicidio, usted puede decir: «Yo solamente lo quería secuestrar».

Civilización. Es una condición muy difundida actualmente gracias a la propagación de las profesiones liberales. Distingue al asesino contemporáneo, que puede matar a distancia con un revólver, del primitivo salvaje que debía acercarse hasta el paciente y destrozarlo con un mazo, todo lo cual resulta estéticamente desagradable e ineficiente. Quizás la frase que mejor revela la esencia de la civilización sea la siguiente, de Mario Puzo: «Un abogado con un maletín puede robar más que cien hombres con pistolas».

Conocimiento. Sustantivo que designa un bien de consumo altamente valorado por quienes viven de su venta (profesores, conferencistas, consultores, científicos, etc.). Alguna fuente insidiosa ha señalado que el que se vende en las universidades es de contrabando, pero hay tal cantidad y son tan indistinguibles sus subproductos que poquísimas autoridades quieren investigar el caso. Hay tres clases de conocimiento: el dañino, el inútil y el falso. El primero es propio de las ciencias naturales, el segundo y tercer...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pablo Arango

Es profesor de filosofía en la Universidad de Caldas. Ha publicado los libros 'De la belleza y otros caprichos de conservador' (Universidad de Caldas, 2006) y 'Grandes borrachos colombianos. Vol .1' (Editorial Libros Malpensante, 2016)

Diciembre de 2007
Edición No.82

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Revoluciones del cabello


Por Andrés Neuman


Publicado en la edición

No. 211



Largo, al ras, con bucles hasta la cadera... la forma en que lucimos el cabello, o su ausencia, es casi una declaración de principios. Aquí, un invitado a la Feria Internacional del Libr [...]

Hemingway y los tiburones


Por Andrés Nanclares Arango


Publicado en la edición

No. 221



A dentelladas, se abrían paso tanto en las claras aguas caribeñas como en la turbia marea de su sangre. [...]

El vestido de Goyo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 209



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores