Google+
El Malpensante

Ensayo

La prensa suicida

Periódicos: dos visiones inconformes

Traducción de Patricia Torres

Alrededor de la actual crisis de los periódicos se han acuñado un montón de lugares comunes ampliamente aceptados. Estos dos puntos de vista –uno desde Estados Unidos y otro desde Colombia– amplían las perspectivas, redibujan los motivos y plantean sugerentes alternativas para el periodismo impreso. 

Ilustración de Diego Patiño

 

Si uno quisiera definir el momento preciso en que la prensa norteamericana quedó en estado de observación debido a sus tendencias suicidas habría que decir que fue hace poco más de tres años. Ahí fue cuando, durante la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, Stephen Colbert pronunció un monólogo en el cual acusó a sus anfitriones de ser unos simples taquígrafos que, en esencia, habían permitido que la Casa Blanca de Bush quedara impune después de cometer múltiples asesinatos (o, al menos, ser responsable de la guerra en Irak). Para probarlo, y gracias a C-Span, es posible ver al periodista, muy elegante en el salón de baile del Hilton de Washington, adulando a los potentados del gobierno; en algunos casos, a las “fuentes” mismas que suministraron todos esos datos ficticios sobre las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein.

Sin embargo, el discurso de Colbert no tuvo consecuencias fatales. Según el Washington Post, “no surtió el efecto deseado”. El Times ni siquiera lo mencionó al comienzo. Pero para desconcierto del Establecimiento, el ingenioso discurso de Colbert se difundió como un virus en cuestión de horas y llegó a convertirse en el video más popular de iTunes. La desconexión cultural entre el establecimiento periodístico y el público al que aspira a servir no podría haber quedado retratada de manera más patente.

Desde entonces, las malas noticias acerca de la industria periodística han ido en aumento. La circulación y los ingresos de los diarios van en caída libre. Desde Los Angeles Times hasta The Philadephia Inquirer, legendarios medios están tambaleándose. La compañía del New York Times amenazó con cerrar The Boston Globe si sus empleados no accedían a hacer sacrificios sustanciales en términos de salarios y beneficios laborales. Otros periódicos sencillamente han desaparecido. El número de periodistas que trabajan en medios nacionales y locales se está reduciendo. Uno se da cuenta de que la cosa está gr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Elizabeth Sad

¿donde dice Establecimiento quiere decir "establishment"?

Su comentario

Frank Rich

Es un antiguo y destacado columnista del New York Times.

Julio de 2009
Edición No.99

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Heterodoxo


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 209



El fotógrafo que ha retratado a las personalidades más reconocidas del mundo ha sabido resguardarse a sí mismo bajo la sombra de su mundo interior. Aquí emerge una versi&oa [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores