Google+
El Malpensante

Breviario

El oficio más bello del mundo

   


© Corbis

 

Llegué a Málaga hace poco más de un mes. Le dije adiós a Madrid y decidí viajar al sur sin saber con certeza a dónde llegaba. Luego de un largo camino de olivos y paisajes de tierra seca, me recibió una ciudad pequeña y polvorosa. El centro histórico es agradable pero bastante turístico; sus barrios están llenos de edificios parecidos y las calles cortadas por las obras de un metro que lleva más de un lustro construyéndose y que, como va la cosa, se demorará otro más. Así es España; en eso nos parecemos.

Vine a trabajar por lo que resta del año en la agencia efe. Antes de tomar el bus que me trajo hasta acá no había averiguado mucho: sabía que la ciudad estaba cerca a Marbella –el lugar donde viajan los famosos a mostrarse en verano–; que era la cuna de Picasso y que Hans Christian Andersen dijo alguna vez que “en ningún lugar de España se sentía tan a gusto como en Málaga”. Lo anterior lo sé porque sale en todas las guías turísticas y justo al frente de la Diputación hay una estatua del escritor danés con la frase inscrita abajo.

Málaga es la sexta ciudad de la península y un importante centro turístico de lo que acá se denomina “la Costa del Sol”; aunque, a decir verdad, la mayoría de sus playas son artificiales, la arena está llena de piedras y el Mediterráneo es un mar sucio y frío. Aun así, en verano la ciudad se llena de insípidos turistas ingleses, franceses y gringos, que caminan por la calle Larios sofocados por el terral, un viento caliente y seco que pone la ciudad a hervir por encima de los cuarenta grados.

Periodísticamente hablando éste no es ningún paraíso. Aquí no pasa mucho: las peleas entre el Partido Popular y el Socialista Obrero (psoe), que se extienden por toda la península con distintos protagonistas en cada comunidad autónoma; los incendios en época de verano y los típicos eventos de agenda cultural que tiene cualquier ciudad. Los fallecidos en un accidente de tránsito o, como sucedió hace poco, la noticia de una malagueña que murió arrollada por un elefante en África suelen acaparar la atención de los tres periódicos de la ciudad –La Opinión de ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Martín Franco Vélez

Periodista y escritor, Martín es el editor de la revista La Barra. También cuenta con trayectoria en revistas como Cromos y Don Juan.

Agosto de 2009
Edición No.100

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

¿El fin de los economistas?


Por Fareed Zakaria


Publicado en la edición

No. 208



Posan como científicos, pero se comportan como adivinos, con sus respectivas metidas de pata. El prestigio de los apóstoles de esta disciplina se desvaloriza y se acerca a la bancarrota, [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores