Google+
El Malpensante

Iceberg

La experiencia de El Malpensante

s

El ejemplar de El Malpensante que usted tiene en las manos, querido lector, constituye la quincuagésima edición de una revista que nació el 31 de octubre de 1996, en un día de Halloween, lo que sin duda nos pone bajo el auspicio de la muy calumniada cofradía de las damas de la escoba. En ese momento se nos pronosticó un destino similar al de la inmensa mayoría de revistas culturales que nos habían precedido en el país: una muerte temprana y una audiencia en extremo minoritaria. Siete años después estamos redivivos, y cada una de nuestras ediciones llega a varias decenas de miles de lectores. Hacemos parte, pues, de la orgullosa estirpe de los pronósticos que no se cumplieron.

La vanagloria, que no suele faltar en celebraciones de aniversario como ésta, nos asegura que hace siete años existían mejores posibilidades de éxito comercial si recurríamos a esquemas complacientes con la medianía general que es el rasgo predominante entre el público lector de un país inculto como Colombia. De ahí que buena parte de nuestro mérito, si es que lo tenemos, resida en no haber recurrido a estas recetas tradicionales, más seguras en lo económico pero de efecto espiritual más limitado. Si ha estado con nosotros algún tiempo, ya sabrá usted que El Malpensante no se dedica a atender un mercado preexistente según algún diseño importado, como hacen las revistas de sesgo masculino, femenino, vegetariano, ecologista, pacifista, políticamente correcto o referido a un estilo de vida determinado. También sabrá que no dependemos del gobierno ni de una institución poderosa, que menos aún somos un vehículo de relaciones públicas o de imagen dependiente de un gran conglomerado, como otras. No se dice esto para demeritar a las demás revistas, pues entre más haya mejor, sino para establecer una diferencia que no carece de importancia.
 
De entrada supimos que a la hora de diseñar y sostener en el tiempo una revista era muy importante decidir cuáles puertas se cierran, cuáles se dejan entreabiertas y cuáles se mantienen siempre de par en par. En nuestro caso me parece más fácil empezar por las que se cerraron: El Malpensante no es una revista académica, pues no delimita su objeto, su temática y el estilo de sus textos según las fronteras usuales en las disciplinas universitarias. Si me presionan, diría que nuestras normas de selección son mucho más estrictas que...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Noviembre de 2003
Edición No.50

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Las hormigas


Por Germán Téllez


Publicado en la edición

No. 211



Un arquitecto que ha dedicado su vida a proteger el patrimonio construido alerta sobre cierta peste omnipresente: los turistas, capaces de inmolarse y destruir lo que haya a su paso con tal de tomarse [...]

Rabia


Por Julián Isaza


Publicado en la edición

No. 218



Un cuento de Julián Isaza [...]

En busca de las ocho rosas de Rosalía


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 216



  La revista ARCADIA fue suspendida antes de publicar la que sería su edición 172. Sus autores y colaboradores, que se refieren a ella como #LaRevistaQueNoFue, le propusieron a La [...]

De la oralidad del creol a la escritura musical


Por Walter Díaz, Joseph Taylor y Rhett Bush


Publicado en la edición

No. 214



¿Qué tienen que ver un método de lectoescritura musical desarrollado por un húngaro y la enseñanza del calipso en San Andrés? Un nuevo manual plantea una form [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores