Google+
El Malpensante

Portafolio gráfico

Mil besos

Mujeres del flamenco

Intensamente maquilladas, sonrientes o con muecas de dolor, masculinas o delicadas, desnudas o con piezas de colección de Cavalli, Versace o Prada, las mujeres de estas fotos encarnan la fuerza del cante y el baile.

A comienzos de los noventa, Ruven Afanador fue a una presentación de María Benítez en el Joyce Theater de Nueva York. Al final, después de recibir toda la energía de la bailaora flamenca desde el escenario, no pudo aguantarse las ganas y le rogó que le dejara tomarle unas fotos. En esas imágenes está el germen de un proyecto que llegaría a materializar casi veinte años más tarde y con el que al fin lograría descifrar el misterio de esas mujeres mitificadas desde su infancia.  

En el intervalo, se interesaría por el mundo de los toros y la danza. Producto de esas pasiones serían los libros Torero en 2001 y Sombra en 2004. Ahora, después de un largo periplo por otros personajes y temas, Afanador vuelve una vez más los ojos sobre el flamenco.

Por años, durante varios viajes a Andalucía, retrató a las bailaoras y cantaoras lejos de sus presentaciones nocturnas, bajo el violento sol del sur de España. De allí resultó Mil besos, su tercer libro, próximo a ser publicado por la editorial italiana Rizzoli: 240 páginas con un prólogo de John Galliano, “cartas de amor” de modelos y actrices amigas y 179 fotos en blanco y negro, que reúnen toda la singular pasión de la música flamenca.

Intensamente maquilladas, sonrientes o con muecas de dolor, masculinas o delicadas, desnudas o con piezas de colección de Cavalli, Versace o Prada, las mujeres de estas fotos encarnan la fuerza del cante y el baile.

Durante sus primeras visitas a Andalucía, Afanador retrató a las mayores de ellas, gitanas herederas directas de la tradición ibérica. En los viajes siguientes, giró el lente hacia las más jóvenes, las que experimentan con la influencia de ritmos modernos como el jazz, la rumba y la salsa. En suma, se trata de un homenaje a la tradición romántica española y una sorprendente muestra de la fuerza y sensualidad de las mujeres flamencas.

Las imágenes de este libro se exhibirán en el Throckmorton Fine Arts de Nueva York a finales de octubre y posteriormente comenzarán una gira por varios países. Antes de que Mil Besos salga a la venta y mientras esperamos a que la exposición llegue a ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ruven Afanador

Exitoso fotógrafo colombiano residente en Nueva York. Autor de los libros de fotografías "Mil besos", "Sombra" y "Torero".

Septiembre de 2009
Edición No.101

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los conjuros de Afanador


Por Alberto Salcedo Ramos


Publicado en la edición

No. 209



¿Cómo lograr que una foto, además de congelar el momento preciso y capturar la esencia de las cosas, retrate el sonido bestial de un grupo como Systema Solar? [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores