Google+
El Malpensante

Perfil

Sainte-Beuve nuestro padre

Pocos amigos, traiciones póstumas y fama de escritores frustrados son solo una parte de la herencia de Sainte-Beuve a sus hijos críticos literarios. Desde la distancia, uno de ellos recuerda al padre y su agridulce legado.

Cualquier lector sensible que se adentre en los Retratos literarios –antologías realizadas arbitrariamente por sus traductores– o en alguno de los quince tomos de las Causeries du lundi (1851-1862) –la principal colección de sus artículos– encontrará un mundo tan necesario como la propia Comedia humana, de Balzac, quien tuvo en Sainte-Beuve a su némesis y a su antagonista complementario. Si las novelas de Balzac eran lo que le faltaba al mundo, en la obra de Sainte-Beuve encontramos todo lo que aparentemente le sobra: enciclopédica nota a pie de página. Sainte-Beuve, en una memorable imagen de Michel Crépu, fue un curioso insecto que entraba de noche a las bibliotecas y desplegaba sus antenas minuciosas sobre toda la literatura, deteniéndose lo mismo en los clásicos que en los modernos. Poco le interesó –con excepción de un puñado de poetas ingleses– ir más allá de su lengua pues fue educado por aquellos ideólogos para quienes Francia era la medida de la civilización y sus letras, la literatura nacional del mundo.

Sainte-Beuve sistematizó la reseña semanal de novedades literarias, hizo del crítico una autoridad judicial y delictiva, amada y temida a la vez, un padre que acogía en su seno indulgente a todos los escritores ansiosos de reconocimiento y a quienes, una vez arrullados y mimados, los arrojaba inmisericordemente al mundo en calidad de huérfanos y bastardos. La prosa escueta y dormilona de Sainte-Beuve fue una reacción contra la exuberancia de sus elocuentes contemporáneos, como Chateaubriand (su maestro), Victor Hugo (de cuya mujer, Adèle, fue chevalier servante y amante), Lamartine (su sosías) o Michelet (su bestia negra). Junto a la invención de la crítica literaria periodística, Sainte-Beuve no despreció la academia y a él se debe Port-Royal (1840-1859), la monumental historia de la sensibilidad religiosa del siglo XVIIfrancés, obra que resultó de sus cursos en la Academia de Lausana.
A Sainte-Beuve no se le perdonó haber predicado con el ejemplo: como poeta, contribuyó, muy joven, a fundar el temperamento romántico con Vie, poèsies et pensèes de Joseph Delorme

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Christopher Domínguez Michael

Colabora en 'Letras Libres' y otros medios de su país.

Septiembre de 2009
Edición No.101

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Escribir sobre Estados Unidos


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 208



¿Cómo narrar la cotidianidad de ese imperio que, pese a bombardearnos con sus expresiones culturales, hoy tan familiares, nos hace sentir alienados en su suelo?   [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores