Google+
El Malpensante

Artículo

El último torero británico

El regreso del matador Francis Evans Kelly

¿A quién se le ocurre lidiar con toros al filo de los setenta años? El perfil sonriente de este excéntrico en traje de luces arroja brillo sobre sus más deslucidas faenas.

Fotografía de la Agencia Efe

 

VOLVER

Francis Evans Kelly respira hondo. Cuatro años después de retirarse está a punto de volver a enfrentar un toro de 450 kilos. En el 2005 su adiós fue inevitable: los ligamentos de la rodilla derecha y una cirugía de bypass cuádruple, que le practicaron para destapar las arterias del corazón, lo obligaron a abandonar los ruedos. Es la edad: a los 67 años ya no es el mismo diestro de antes. Una y otra vez los médicos le han advertido que no debe seguir toreando pero Frank, el único torero inglés que hay en el mundo, ha optado por no hacerles caso.
Es 30 de agosto de 2009. Benalmádena, sur de España. En esta tierra se respira toreo: el arte de la tauromaquia se siente en los carteles que anuncian corridas en ciudades y pueblos remotos; en la enorme valla con la figura de un toro que se alza al borde de la carretera y en los innumerables festejos que se celebran cada año con devoción religiosa y que congregan a miles de seguidores. Los toros, más que un arte, son parte esencial de Andalucía.
 La pequeña plaza de Benalmádena –una población de la provincia de Málaga que está a cincuenta minutos en tren de la capital– tiene capacidad para 600 personas. Son las 6 y 45 minutos de la tarde y todavía no se llena. Las gradas de la localidad de sombra se van ocupando poco a poco por curiosos espectadores que quieren ver el regreso de El Inglés. Las de sol continúan vacías. En el medio de la arena dos hombres rasgan las cuerdas de una guitarra y una mujer flamenca con vestido blanco de puntos verdes taconea al compás de la música. El sol no da tregua; a esa hora el calor sobrepasa los treinta grados.
 Evans está detrás de la gran puerta metálica de color rojo por la que se entra al ruedo. No hay rastro de miedo en su mirada. Una hora antes, mientras dos mozos de espadas le ponían el traje de luces en la austera habitación del hostal Los Corchos, en Fuengirola, había bromeado con los periodistas que entramos a ver el ritual. La minúscula habitación se llenó de reporteros británicos que viajar...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Martín Franco Vélez

Periodista y escritor, Martín es el editor de la revista La Barra. También cuenta con trayectoria en revistas como Cromos y Don Juan.

Noviembre de 2009
Edición No.103

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Un orinoquense en Berlín


Por Atila Luis Karlovich


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Adán y Eva


Por Bacteria


Publicado en la edición

No. 207



La caricatura de Mayo [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores