Google+
El Malpensante

Breviario

Granja Maoísta

  

El autor de Carmené: Genealogía de Darwin a McDonalds hace brillante apología de los eremitas que como lenitivo para el alma aconsejaban a sus penitentes defecar dos veces por día. Cimentado en vasta y diversa bibliografía, pasa sin asomo de rubor de los últimos bestsellers de la New Age a los rigurosos tratados de anatomía humana. Demuestra, entre otras cosas, que las personas con buenos movimientos estomacales y renales llegan con relativa facilidad a la iluminación espiritual. Tras eruditas elucubraciones, y apoyado en numerosos estudios divulgados en los últimos treinta años, tiene la osadía de afirmar que las grandes empresas conocidas por el mundo fueron pensadas cerca de los efluvios de las letrinas. Así, la expedición de Alejandro por las estepas asiáticas, la campaña militar de Atila contra el Imperio Romano, los debates escolásticos de los padres de la Iglesia sobre el sexo de los ángeles, los detallados expedientes del Santo Oficio, la unión de los reinos de Aragón y Castilla para desterrar la media luna de la península ibérica y su posterior apoyo a los sueños marítimos del navegante genovés, la controvertida misión espacial que llevó al hombre al pálido satélite tras la cordura de Orlando el furioso, son incesantes letanías del canto gástrico, notas marginales de un prontuario que excede la capacidad neuronal del Homo sapiens.

Haciendo gala de la acostumbrada falta de tacto de los académicos, en frase puntuada con el malicioso mohín de la vindicta, escribe: “suena a herejía, pero mis investigaciones hagiográficas me llevan a concluir que la beatífica sonrisa del Buda florece gracias a una exitosa evacuación intestinal”.
 
Tales afirmaciones pertenecerían al cada vez más abultado compendio de desmesuras posmodernas si dos hechos posteriores a su lectura no las signaran con el tibio ungüento del misterio.
 
Maravillado por el donaire con que el autor expone, en prosa de indudable factura, los más abstrusos argumentos, sentí la necesidad de buscar más datos de su biografía y trazar el perfil del, para mí, mejor prosista de finales del siglo XX. En innumerables ocasiones escribí su nombre en buscadores de internet. Para avivar las llamas del infortunio, solo encontré señuelos falsos, fragmentos contradictorios de un sombrío mosaico. Sobra decir que ninguna biblioteca consultada cuenta con libro dist...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Castaño Guzmán

Edita la revista cultural universitaria La Avenida, en donde ha publicado algunas reseñas de su autoría.

Noviembre de 2009
Edición No.103

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

El vallenato se tomará el mundo


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



La reputada crítica Marta Traba lanzó dardos contra el género que la Cacica amaba, y esta se le midió a la pulla con una mordaz y cómica respuesta. [...]

Capuchino


Por Juan Villoro


Publicado en la edición

No. 208



Entre un humano y su felino, ¿quién es la mascota? [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores