Google+
El Malpensante

Música

El César vive

En 1993, Iggy Pop lanzó el álbum American Ceasar. La historia entre el punkie descamisado de Michigan y el Imperio Romano se remonta a encuentros mucho más íntimos, en los que resulta difícil imaginárselo escribiendo: “Viva Roma, viva César / quémenlo en la hoguera”.

Iggy Pop en su casa de Miami, en 2004 • © Barbara P. Fernandez | Corbis

 

“Gente de América / les traigo un grandioso ejército / para preservar la paz / en nuestro imperio / tírenlos a los leones”. Con estas líneas comenzaba la letra de “Caesar”, el track 16 de American Caesar, álbum de Iggy Pop, de 1993. La ruidosa pataleta de Iggy contra el micrófono, pelando los dientes y torciendo la cara con las venas turgentes durante siete minutos, es la forma más acostumbrada de verlo. Sin embargo, la historia entre el punkie descamisado de Michigan y el Imperio Romano se remonta a encuentros mucho más íntimos, en los que resulta difícil imaginárselo escribiendo: “Viva Roma, viva César / quémenlo en la hoguera”.

En 1982, horrorizado por la mezquindad, el tedio y la depravación de mi existencia mientras hacía un tour por el sur de Estados Unidos tocando rock’n’roll y enloqueciéndome en público, compré una edición abreviada de la Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano (edición de Penguin a cargo de Dero Saunders). La grandiosidad del tema me llamó la atención al igual que la imagen en la portada del libro, una talla en piedra de su autor, Edward Gibbon. Parecía un gran tipo. Por estar en el negocio de la política, yo tenía la costumbre de leer biografías de personajes obstinados y con extensos perfiles como Hitler, Churchill, MacArthur, Brando; también me gustaban los libros sobre la guerra y la intriga política ya que podía relacionar los acontecimientos con mi propia situación en el negocio de la música, que no tiene nada que ver con la música, sino que es más una especie de alquiler de religiones.
 
En hoteluchos leía placenteramente alrededor de las cuatro de la mañana, acompañado de mis drogas y de mi whisky, saboreando el choque de creencias, personalidades y valores, todo representado en el escenario de la antigüedad por multitudes ordinarias y lideradas por inmensos y arquetípicos personajes. Eso fue todo. O eso creí.
 
Once a&ntil...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Iggy Pop

(Muskegon, 1947) Es un ícono del punk en Estados Unidos.

Febrero de 2010
Edición No.105

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Bitácora


Por Danielle Lafaurie


Publicado en la edición

No. 209



Un recorrido por los parajes que visitó Ruven Afanador mientras tomaba las fotos que componen este especial. [...]

Monopolio


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 207



Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar [...]

Los danzantes de la Tatacoa


Por Marta Orrantia


Publicado en la edición

No. 209



Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mi [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores