Google+
El Malpensante

Iceberg

Festival Malpensante 2010: El triunfo del ají

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías. 

Vasco Szinetar en su exposición de fotos durante el Festival Malpensante 2009 © Elizabeth Jiménez • Festival Malpensante 2009


En la cofradía malpensante nos proponemos demostrar que no hay quinto malo. El lema de este año es: “Viva el ají”, lo que nos permite terminar de predicar las propiedades espirituales de esta familia vegetal tan apreciada en los trópicos. El ají es alegre, punzante y digestivo, aunque a algunos los hace ponerse rubicundos.

La quinta versión de nuestro casi tradicional Festival Malpensante se llevará a cabo entre el 1 y el 5 de julio de este año, concluyendo en el lunes del puente de San Pedro. Repetimos sede en las magníficas instalaciones del colegio Anglo Colombiano, ya colonizadas el año pasado: prados generosos, parqueadero amplio, auditorios cómodos y modernos y un vecindario amable. Alguien ha objetado que queda un poco al norte de la ciudad, pero ésa es apenas la apariencia pues en los festivos se llega allí en un suspiro desde cualquier lugar de Bogotá.

A tres meses de distancia, un festival como el nuestro se parece mucho a una construcción sin terminar: hay grúas regadas por ahí –en este caso metafísicas–, diseños, planos y obreros con casco. Todavía algunas decisiones no se han tomado en firme, todavía hay algún invitado importante que lo está pensando y pensando. Por eso nos abstenemos de anticipar la programación, diciendo tan solo que tendremos una mezcla como la de los años anteriores, que va desde escritores hasta cocineros, pasando por urbanistas, músicos, humoristas, periodistas, historiadores, poetas, fotógrafos, ambientalistas de mente abierta y demás especialistas en disciplinas intelectuales, artísticas y sensoriales. Queremos, como siempre, que la gente se divierta, se luzca y seduzca al público, no sin antes dejar un jironcito de piel en el proceso. Algo de sentimentalismo ilustrado habrá y bastante mala leche. Las mayores innovaciones serán en el territorio de los servicios para los visitantes y suscriptores, y las actividades extracurriculares, diseñadas para que la gente la pueda pasar bomba entre conferencia y conferencia. De cualquier modo, como no todas las cosas le gustan a todo el mundo, el asunto terminará en el tradicional desfogue de “...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Abril de 2010
Edición No.107

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

La helada


Por Claudia Masin


Publicado en la edición

No. 211



Primer poema tempestuoso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores