Google+
El Malpensante

Breviario

Los borrachos rusos y el placer de volar

Traducción de Hernán D. Caro

¿Qué tienen que ver los rusos con el hecho de que ahora la mayoría de aerolíneas cobren por las bebidas alcoholicas a los pasajeros de clase turista?

©Manpreet Romana. AFP

Primero fue un caballero mayor y ligeramente ebrio: con un camión quitanieves que encontró aparcado y sin dueño cerca del aeropuerto de Kaliningrado, antigua Königsberg, derribó la barrera, se dirigió a toda velocidad a la pista e intentó adelantar un aparato que acababa de arrancar. Las agencias de información rusas eligieron la persecución como noticia del día, bajo el rótulo “curiosidades”... Por su parte, a los pasajeros del avión, que solo después de aterrizar se enteraron del peligro del que habían escapado, la situación no les pareció particularmente divertida. La policía de transportes respondió con un decreto gracias al cual los equipos de seguridad en tierra pueden impedir el tránsito a los borrachos ya durante el embarque. El Ministerio del Interior en Moscú amenazó incluso con una prohibición general de bebidas alcohólicas a bordo de los aviones y en el interior de los aeropuertos.

En efecto, la necesidad de actuar parece ser algo urgente. Según las autoridades, solo en 2008 se presentaron cincuenta situaciones de emergencia en vuelos por el territorio ruso, todas vinculadas al consumo de alcohol.

Aún más dramática es a veces la situación a bordo de los vuelos vacacionales. En un vuelo de Tailandia a Ekaterimburgo en los Urales, unos borrachos iniciaron una trifulca y cuando la tripulación intentó controlar la situación, la emprendieron también contra ésta. Y un aparato que se dirigía al paraíso vacacional Eilat en Israel estuvo a punto de venirse a tierra: furioso porque primero su propia esposa y luego una azafata se negaron a hacer caso a sus insinuaciones sexuales, un pasajero ebrio la emprendió a mordiscos contra las dos mujeres y luego intentó abrir la salida de emergencia del avión.

Del mismo modo, dos marineros rusos quisieron manifestar su disgusto en un vuelo de Estados Unidos a Fránkfort del Meno... justo encima del Atlántico. Alarmada por algunos pasajeros indignados, la tripulación entró violentamente al lavabo del avión, donde los marinos se habí...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Elke Windisch

Es corresponsal del periódico alemán Tagesspiegel en Moscú.

Mayo de 2010
Edición No.108

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Monos, la oscuridad fotogénica


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 211



La película de Alejandro Landes entiende la violencia como un impulso que viene de la nada. Sin embargo, se pregunta el autor de este texto, ¿habrá algo más racional que la [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores